¿Cómo sigo con la lactancia si tengo que ir a trabajar?

Por Andrea López Aguerriberry

Volver al trabajo después de la licencia por maternidad es un desafío para todas las mamás, más aún para aquellas que quieren continuar con la lactancia. Es cierto que no todos los casos son iguales, porque no todas las mujeres cuentan con los mismos beneficios (espacio de lactancia en su lugar de trabajo), ni la cantidad de horas fuera de casa son las mismas, así como la edad del bebé y sus necesidades.

Alimentación (Preparación para la lactancia) imagen2

 

“Lo cierto, es que más allá de todas estas particularidades, podemos decir que abandonar la lactancia es la última opción posible”, nos dice Paula Díaz de Arcaya, Puericultora de la Asociación C. Argentina de Puericultura, a quien consultamos sobre el tema.
“Para que la lactancia pueda continuar luego de la vuelta al trabajo la mamá tiene que mantener dos cosas: la puesta al pecho de su bebé siempre que esté con él o ella y la extracción de leche cada vez que se encuentre separada de su bebé (idealmente cada 3 horas). Cada vez que la mamá ofrece el pecho, no sólo da alimento sino que también obtiene el mejor estímulo para la producción de leche, mantiene el interés del bebé por el pecho y el vínculo se fortalece en esta experiencia. El objetivo de que la mujer se extraiga leche cuando se encuentra separada de su bebé es mantener la producción y evitar el congestionamiento mamario”, asegura Paula.

 

¿Cómo se conserva la leche materna? ¿Cómo congelar, descongelar y calentar?

Los recipientes de vidrio esterilizados son seguros y tienen un muy bajo costo. Las bolsitas plásticas específicas son muy prácticas, no necesitan ser esterilizadas y ocupan menos espacio en el freezer. En cuanto a recipientes plásticos, sólo se pueden usar las mamaderas y vasos plásticos de almacenamiento de marcas reconocidas destinados al fin de mantener leche materna.

Aconsejamos no congelar grades cantidades de leche ya que una vez descongelada, no puede volver a congelarse. Para descongelar se puede bajar la leche del freezer a la heladera la noche anterior. Y en momento de utilizarla calentarla por baño maría fuera del fuego y/o poner el recipiente con leche debajo del chorro de agua bien caliente. Nunca descongelar a temperatura ambiente. No usar microondas.

 

¿Qué cantidad de leche se le debe dar a bebé?

La leche materna no tiene un límite para su administración, los bebés suelen regular solos la ingesta. La leche materna es un fluido vivo de fácil asimilación por parte del bebé. La leche de formula, en cambio, sí requiere de una cantidad en particular que estará determinada por el peso del bebé y deberá ser indicada por el médico pediatra por tratarse de una composición medicamentosa.
La separación es un gran cambio para el bebé. ¿Qué se debería hacer si el bebé no quiere comer nada en ausencia de la madre?

Es probable que algunos bebés manifiesten su sentir a través de la negativa a comer. No es recomendable en ningún caso obligar a un bebé o a un niño a ingerir un alimento que no desea. La experiencia nos dice que esta respuesta no suele mantenerse por mucho tiempo. Lo esperable es que la persona que esté al cuidado del/la bebé sea informada de que una reacción de este tipo es esperable y cómo conducirse ante esto. Es posible probar otras alternativas, como ofrecer la leche que se extrajo su mamá con una cuchara, vasito o jeringa, teniendo como máxima no forzar. Muchas madres eligen probar el método de administración unos días antes de regresar al trabajo. Es importante que si está amamantando, sea otra persona quien le ofrezca la leche y lejos de la madre- sobre todo por el olor que percibe el bebé.

 

Es cierto que en los casos en que los bebés se manifiestan de esta manera, pueden pasar largas horas sin comer. Tanto para los bebés como las mamás, esta separación requiere de una adaptación y de un aprendizaje conjunto. Poco a poco el bebé sabrá que su mamá vuelve y que ese pecho vuelve a estar disponible. Es recomendable anticiparles con palabras las acciones que iremos tomando y que los involucran a ellos/ellas. Por ejemplo anticipar la separación y al regreso nombrarla y buscar el contacto y puesta al pecho.

baby-472923_1920

¿Qué hacer si se produce una subida de leche en el trabajo?

Es deseable que la mujer observe no sólo si sus pechos se han ido cargando sino también el tiempo que lleva sin amamantar o extraerse leche. Es recomendable que cuando la mujer comience a notar que los pechos comienzan a cargarse puedan tener un espacio de lactancia para extraerse leche y así aliviar la congestión y evitar males mayores. Según las comodidades que la mujer tenga en su trabajo podrá almacenar la leche extraída para luego poder dársela a su bebé.

 

¿Qué mensaje le darías a las madres que se sienten ansiosas o angustiadas por esta situación nueva que van a enfrentar?

¡Una manera de bajar la ansiedad es actuar sobre aquello que nos preocupa! Así que primero les diría que busquen la ayuda de una puericultora para diseñar un plan de extracción y almacenamiento de leche acorde a la realidad de cada mujer (tipo de trabajo, cantidad de horas que está separada de su bebé, edad del bebé, etc.).

Les diría que es posible compatibilizar lactancia y trabajo y que la continuidad de la lactancia reduce todos los efectos (ansiedad, angustia, desconexión) que de la separación derivan.

Hay tantas posibilidades como tantas mujeres. Hay mujeres que tiene un stock que se asemeja a un verdadero banco de leche en sus casas y otras que sólo mantienen la puesta al pecho y algunas extracciones durante la separación. Por ello es importante diseñar un plan a medida, moderar las expectativas y centrarse en el contacto afectivo que la lactancia posibilita de una forma maravillosa.

Aprovechar la vuelta a casa, los días no laborables y los fines de semana para tener una lactancia a libre demanda será un incentivo para realizar toda acción durante la semana de trabajo.

 

Experta consultada: Paula Díaz de Arcaya, Puericultora de la Asociación C. Argentina de Puericultura.