Actividades extracurriculares, ¿sí o no?

Por Verónica De Martini

Hacer deportes, estudiar un idioma, aprender algún instrumento, baile, pintura, gimnasia, la lista se hace larga y en la actualidad hay cientos de talleres y clases de todo tipo para chicos de todas las edades. Como padres queremos que desarrollen todo: sabemos que el deporte es salud, está bueno que tengan una veta artística y muchas veces, si nuestro hijo aprende algo que el resto no lo hace, nos hace sentirnos orgullosos y especiales, ¿pero está bueno eso? Y… la verdad es que está bueno que los hijos hagan una actividad extracurricular peroooo que esas actividades no sean nuevas obligaciones sino que respondan a un deseo de ellos mismo. Y tampoco podemos dejarlos que hagan todooo, no solo porque es un presupuesto para nosotros, sino porque ahora también hay que poner el foco en lo lúdico y en el desarrollo de las relaciones interpersonales, del crecimiento de la amistad. Una solución podría ser que este año pruebe con la pintura por ejemplo, y el año que viene con las clases de guitarra que también quería, así de a poco irá descubriendo qué faceta querrá desarrollar más.

depositphotos_52643281-stock-photo-kids-playing-basketball

Si a la doble escolaridad le sumamos actividades extras, incluso los sábados, nos vamos a encontrar con niños que tienen cargas escolares demasiado largas y que se constituyen en un “trabajo” perdiendo aspectos lúdicos necesarios en ese momento de la vida. Muchas veces estos niveles de exigencia los ubican en situaciones de responsabilidad que los dejan sin espacios para establecer y sostener las relaciones con sus pares.

Estableciendo horarios

Es importante establecer horarios pero también a nivel familiar, que la dinámica familiar los cumpla y se les permita cumplir con las obligaciones propias de la edad y las actividades recreativas. Esto tiene que darse ya desde los primeros años de vida, los padres tenemos que poder transmitir la responsabilidad en relación a las obligaciones escolares como también en cuanto al tiempo para jugar desde que son chicos.

Experta consultada: Lic. Alicia Cibeira – Prof. Titular Psicología Evolutiva II en Fundación Barceló