¡Al agua pato!

El momento del baño de tu bebé es importante para incorporar distintos elementos para un desarrollo adecuado.

Por Verónica De Martini

child-1506939_1920

Foto: Pixabay

Está bueno que empecemos a ver el momento del baño de nuestro bebé como algo que va más allá de la limpieza. Es cierto, muchas veces estamos cansadas y queremos pasar el “trámite” diario del baño lo más rápido posible, ¿pero si lo vemos como un momento para compartir entre madre e hijo? A través del baño el bebé descubre nuevas sensaciones, olores, texturas y aprende otras maneras jugar que estimulan su desarrollo emocional, físico y social.

Beneficios para todos

En el caso del niño el momento del baño ayuda a que empiece a reconocer su propio cuerpo, al hacerse consciente de las sensaciones del agua. Aprende y aumenta su curiosidad al ver que algunas elementos se hunden, otro flotan, algunos cambian de consistencia o color en contacto con el agua (¡mientras más juguetes diferentes tengas mejor!). En cuanto a lo corporal el moverse en el agua fortalece sus músculos y mejora su postura. Ayuda a conciliar el sueño, mediante la relajación muscular que provoca el agua caliente, lo que hace que duerma mejor ¡y nosotras también! ¿Y para los padres? Siempre nos hace felices ver cómo nuestro hijo experimenta, disfruta y se divierte, sos vos quien lo va a acompañar durante este ritual de aprendizaje, lo vas a ayudar, a estimular, a cuidar y él se va a sentir seguro con vos al lado.

¡A estimular!

Los diferentes estímulos sensoriales siempre serán positivos para el crecimiento, activan los sentidos y favorecen el desarrollo cerebral. En el agua se descubre todo un mundo nuevo, y las charlas en ese momento favorecen el desarrollo del lenguaje y del vocabulario, también ayuda que el bebé se sienta contenido. La música es un elemento muyyy presente en nuestra cultura y se han realizado numerosos estudios que demuestran sus beneficios, además tiene la ventaja de que se puede incluir en muchos rituales: durante la comida, el baño, los juegos, antes de dormir, ¡no tengas miedo de cantar! Tu bebé no solo no va a notar si desafinás sino que va a disfrutar muchísimo de tu voz. Por último dejalo que salpique feliz, las salpicaduras le ayudan a  enseñar la relación causa – efecto y el juego con burbujas favorece la coordinación entre ojos y manos.

Consejos para bañarlos

Lo ideal es que dure alrededor de 15 minutos, con una frecuencia diaria. No existe un horario específico  para el baño, siempre el mejor horario es aquel momento en el cual los padres puedan involucrarse y dedicarle tiempo al baño del niño. Se recomienda que la temperatura del agua sea entre 35 a 37 grados, con una temperatura ambiente alrededor de los 25 grados, sin corrientes de aire.

Asesoró la Dra. Agustina Starvaggi, profesional de la cobertura médica William Hope, especialista en tocoginecología y endocrinología ginecológica.