¡ALERTA! OBESIDAD INFANTIL

Qué es, cuáles son sus consecuencias y como cuidar a nuestros hijos para no caer en la obesidad infantil.

Por Geraldine Verczberger.

Foto: Pixabay

Cada vez es más frecuente ver chicos con exceso de peso y tan corta edad, si nos damos cuenta a tiempo podemos ayudarlos y mejorar su calidad de vida. Hablamos con Graciela Areces, Licenciada en Nutrición, sobre este problema tan presente hoy día.

-¿Qué es la obesidad infantil?

La obesidad se define como un factor de riesgo de enfermedades caracterizado por una acumulación excesiva de grasa, y por tanto conduce a una composición corporal cuyo contenido graso supera un estándar prefijado según altura, edad y sexo.

La obesidad en la población general es una epidemia mundial, que afecta tanto a los países industrializados como a los que aún padecen pobreza e inseguridad alimentaria. Aunque muchas veces el interés en el problema de la obesidad en niños se ha centrado en la edad escolar y adolescencia, la obesidad en niños menores de 5 años es asimismo un problema de salud pública a nivel mundial.

-¿Qué causas y consecuencias tienen?

En la actualidad, seis de los siete principales factores de riesgo de mortalidad prematura (presión sanguínea, colesterol, Sobrepeso y Obesidad, ingesta insuficiente de fruta y verdura, inactividad física y abuso del alcohol) están relacionados con los estilos de vida, especialmente con los hábitos alimentarios, el consumo de alcohol y la inactividad física y/o sedentarismo.

En el ámbito de la salud pública es especialmente preocupante el aumento del sobrepeso y la obesidad, dado que es la puerta de entrada a futuras complicaciones.

-¿Cuál sería el tratamiento?

El tratamiento debe ser abordado en distintos niveles, dado que es una problemática multicausal y compleja.

Cuanto más cerca de la edad adulta persista la obesidad, mayor es el riesgo de mantenerla más tarde durante la adultez, lo cual enfatiza la importancia de su prevención, detección y tratamiento en edades tempranas.

-¿Qué consejos les daría a los padres para ayudar a su hijo/a a mantener un peso saludable?

La edad escolar (6-12 años) es y continúa siendo un blanco favorito de los programas de prevención de obesidad, sin embargo, el impacto de estos programas ha sido, en general, bastante limitado.

Por lo tanto la promoción y prevención debe estar presente desde los primeros años y podemos nombrar distintos aspectos a considerar:

  • Lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.
  • Alimentación saludable: las prácticas alimentarias en los primeros años de vida son reconocidas como un factor importante en condicionar exceso de adiposidad en el niño. Promover y orientar a los padres en la adopción de prácticas alimentarias saludables, tanto para el bebé como para toda la familia, teniendo en cuenta las preferencias culturales y limitantes socioeconómicas de cada caso. Algunos consejos puntuales:
    • Evitar el uso de bebidas azucaradas (jugos, tés, gaseosas, etc.), y minimizar el uso de mamadera.
    • Introducción de alimentos complementarios alrededor de los 6 meses, con énfasis en alimentos de alto valor nutricional, de acuerdo a pautas establecidas.
    • Evitar la sal y azúcar agregadas.
    • Promover el consumo diario y variado de frutas y hortalizas.
    • Comer en familia todas las veces que sea posible, alentando un clima agradable y de conversación.
  • Estilos de vida activos:
    • Promover la actividad física del bebé desde muy pequeño: estimulación, movimiento y juego. Crear un hábito de actividad diaria, de por lo menos una hora.
    • La actividad física desempeña un papel importante en la prevención de la obesidad y se necesitan niveles de ejercicio lo suficientemente altos para contrarrestar el aporte calórico excesivo.
  • Limitar horas pantalla: el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla, que representa además una oportunidad de consumir alimentos y de estar expuestos a la publicidad de alimentos

Graciela Areces es Licenciada en Nutrición, Prof. de Educación Física, coordina las actividades del Centro de Natación Infantil, de la carrera de Lic. en Nutrición de la UNLaM y además es profesora adjunta de Medicina del Deporte (carrera Medicina en la UNLaM) y de la asignatura Nutrición y deporte (carrera Nutrición en la UNLaM)