Belleza: los Sí y los NO durante el embarazo

Te contamos qué tipo de masajes y productos podés usar durante estos nueve meses.

Por Verónica De Martini

Los si y los no de los tratamientos de belleza

Foto: Pixabay

Durante el embarazo es necesario que tomes ciertas precauciones. ¿Sabías que la mayoría de los tratamientos estéticos no se permiten en el embarazo porque no hay estudios científicos que demuestren la inocuidad para tu bebé? Entonces ante la duda siempre es mejor contraindicarlos.

Por otro lado hay ciertos productos que sí se sabe a ciencia cierta que son perjudiciales para el bebé porque pueden penetrar a través de la piel y pasar a la sangre, de ahí al cordón umbilical. Algunos ejemplos son el ácido salicílico, los derivados del Retinol y otros componentes en los productos que se utilizan para el tratamiento del acné o en cremas anti-celulitis.

Los tratamientos estéticos tampoco son recomendables para las que tienen diabetes gestacional o las que padecen de toxemia o preeclampsia (que es la manifestación de hinchazón, presión sanguínea elevada, aumento de peso repentino y rápido y presencia de proteína en la orina).

Con respecto a los tratamientos que sí puedan llevarse a cabo, lo mejor es realizarlos a partir del segundo trimestre ya que en el primero existe un riesgo de aborto.

Tratamientos contraindicados

Los saunas y baños a muy alta temperatura. Si bien los baños calientes son más que recomendables para aliviar el dolor y relajar durante el parto, no se recomiendan durante la gestación hasta pasado el primer trimestre porque es cuando el riesgo de aborto es mayor.

Tampoco están indicados los tratamientos con aparatología por precaución.

En cuanto a la depilación definitiva también está prohibida porque aún no hay estudios serios que demuestren la inocuidad del láser sobre el bebé.

Si bien la embarazada puede recibir masajes, no podrá recibir ningún tipo de masaje reductor porque los componentes de las cremas que se utilizan están contraindicados.

Tratamientos permitidos

Luego de la semana 12 de gestación, la mujer puede realizarse drenaje linfático manual (salvo que tengas alguna patología crónica como várices importantes o alteración de la circulación linfática), esto te va a ayudar a mejorar la sensación de piernas cansadas y doloridas.

Los masajes descontracturantes, sobre todo en cuello y hombros, en las piernas, y pies, se pueden recibir sin problema siempre y cuando se utilicen productos seguros como el aceite de almendra (¡ojo! nada de aceites esenciales que tienen una capacidad de penetración muy potente que puede llegar al torrente sanguíneo y entrar en contacto con el bebé).

Asesoró: Dra. Adriana Szapinka, Médica, especialista en Medicina Estética y Antienvejecimiento,  Directora de Biozone, www.biozone.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *