Cómo ayudar a los chicos con la muerte de un ser querido

En la columna de hoy, nuestra psicóloga nos enseña como ayudar a los niños a entender la muerte

Por Mariana Kersz

childrens-eyes-1914519_1920

La muerte de un abuelo es a menudo el primer contacto que un niño tiene con la muerte. La pérdida de un ser querido puede ser inquietante, perturbadora e incluso aterradora para un niño. Puede sentirse abandonado, no querido, y también puede creer que él es responsable de la muerte porque hizo algo malo o prohibido.

En el cara a cara con la muerte los niños empiezan a percibir que hay una noción de finitud, y a veces empiezan a aparecer inquietudes relacionadas con su propia muerte, pueden surgir las preguntas acerca de si su mamá se va a morir (y lo va a dejar solo), la abuela, la seño, el perro…

Cuando se trata de un bebé por supuesto no pueden simbolizar lo que está pasando, sin embargo perciben como nunca el cambio, el dolor, la tensión, la tristeza. Y lo manifiestan llorando o con un cambio de hábitos: comiendo mal, o alterando su rutina de sueño, por ejemplo. Siempre, siempre tomar a tu bebé en brazos va a ser totalmente positivo para ambos, en ese abrazo que tranquiliza y reconforta podés poner algunas palabras simples como “el abuelo se murió, por eso mamá está triste”. Si se trata de un niño más grande, entre los 3 y los 5 años por ejemplo, hay comprensión limitada de la muerte. Saben que el corazón deja de latir, que no pueden escucharlo o hablarle, pero no pueden tener una idea cerrada de la idea del “para siempre”, por eso pueden seguir preguntando cúando vuelve la abuelita…o donde está el perro. Esta noción de reversibilidad, de que nada es para siempre, hay que aclararla para bajar su expectativa, simplemente diciendole que cuando una persona muere, es para siempre, y que ya no va a volver pero que cada vez que la extrañe mucho puede pensar en los buenos momentos que pasaron juntos. Esto sirve para aliviar la tristeza de no verla nunca más.

 

Algunos tips para ayudar a tus hijos a entender la muerte

– Si hay alguien enfermo de gravedad en tu familia y sabés que el final será inevitable en el corto plazo, podés empezar a ayudar a tu hijo a entender la muerte explicándole el ciclo natural de la vida.

– Siempre utilizá ejemplos que no sean inquietantes ni lo pongan muy ansioso, por ejemplo la caída de las hojas de los árboles, utilizar las estaciones del año puede ser muy útil para comenzar.

– Señalar que si nuestros seres queridos se enferman o sufren, a veces no pueden seguir viviendo. Pero poné mucho, mucho énfasis en que generalmente las personas/animales que enferman se curan y viven por muchos años, no le transmitas la idea de enfermedad = muerte.

– Debatí el tema con tacto y sensibilidad, se abierta y honesta, permitirle dudar, llorar, protestar, pero siempre tranquilizalo y llevalo a un lugar realista, no le ocultes información y que también seas transparente: a vos también te duele y te inquieta la muerte, algunas cosas son difíciles de entender para todos, a cualquier edad.

– Evitá el uso de frases como “se fue a dormir”, “se fue” o “partió” para explicar la muerte. Si vos le decís a tu hijo que el abuelo estaba “dormido”, podría darle mucho miedo a dormir porque podría morir también. Lo mismo si le decís que el perro se fue de viaje, vas a generarle una triste expectativa esperandolo.

– Con mucho amor y toda tu comprensión, explicale que ya no va a ver más a la persona/mascota que murió. Se vos misma, con tu sinceridad también le estás mostrando que también estás triste y vas a extrañar mucho a quien haya muerto. Es una forma más de validar los sentimientos de tu hijo respecto a la muerte.
¿Rituales si o no?

La elección de involucrar a tu hijo a ritos o rituales (misas, velatorio, etc) depende de los valores familiares, de la religión, las creencias. Es un proceso totalmente individual de cada familia. La sugerencia, en general, es que tu hijo pueda participar del ritual para entender mejor la muerte y para despedirse de quien haya fallecido.

Cuando la tristeza es muy grande para tu hijo, cuando veas que no puede adaptarse a la pérdida de su ser querido, y cuando ya tus brazos y todo tu amor no alcancen para reparar su angustia, te sugiero puedas consultar a un especialista para que lo acompañe en este recorrido.

 

Mariana Kersz, es Lic. en Psicología, MN 59610, y Directora de la Clínica de Parejas. www,ClinicaDeParejas.com