¿Cuándo hablar de sexo con tus hijos?

Esperar que una revista, internet, su grupo de amigos o la escuela se encarguen de su educación sexual es la actitud de muchos padres que intentan desentenderse del “asunto”.

Por Mariana Kersz

Foto Norma Saénz Fotografía

norma-saenz-fotografia-2-large

El verdadero “asunto” es que es muy importante que los chicos sepan todo lo que necesitan saber acerca de la sexualidad antes del inicio de las relaciones sexuales, justamente para evitar que estas sean por apuro, por curiosidad e incluso, por presión de su mismo grupo social.
Para muchos padres es muy incómodo hablar con los hijos sobre sexo, o les da vergüenza, o no saben qué decir…o cuándo. Los chicos no saben todo, ni “nos pueden dar cátedra”. Los chicos son chicos y nosotros los adultos, esta asimetría tiene que respetarse para poder hablar con ellos desde nuestro lugar, como responsables de la información que reciben y para que tengan la mejor y más valiosa educación sexual.

¿Cuándo comenzar? Desde que nacen. A partir del momento en que mamá y bebé se miran, ya hay una sensualidad, un recorrido sensorial diferente a todo lo que ese bebito experimentará a lo largo de su vida, una mirada única que lo atraviesa y lo hace sentir diferente. Cuando mamá o papá lo bañan y lo acarician, también hay un atravesamiento sensorial que hace que el bebé se sienta mimado, amado, a gusto con esos mimos. Incluso si sos mamá de un varón vas a notar erecciones cuando lo estés bañando, esto es perfectamente normal. Hasta los 2 años los niños saben identificar las partes de su cuerpo, pueden nombrarlas, señalarlas, jugar con ellas y reconocerlas en el cuerpo de otros. Hasta los 2 años…somos una unidad, mamá y bebé.
Hacia los 2-4 años podés conversar con tu hijo/a de su cuerpo y los genitales en particular. Suelen hacer preguntas sobre su autonomía y sobre el inicio de la vida: ¿Cómo llegué a la panza de mamá? ¿por qué las nenas no tienen pene? Fundamental: hablar de valores, de amor, del cuidado de su propio cuerpo y de cómo protegerlo: nunca compartir los genitales con otras personas, nadie ni siquiera amigos muy cercanos o parientes pueden tocarte. Cuando los chicos comienzan a hablar, es importante que les hables con claridad acerca de la sexualidad y el sexo, porque todo lo que aprendan en esta edad los va a acompañar a lo largo de su vida y va a repercutir en su vida adulta.

En la preadolescencia, entre los 8 y 11 es importante preservar su intimidad y hacer énfasis en el cuidado de su cuerpo. Hablar de los genitales con naturalidad y de los cambios a los que se irá enfrentando el cuerpo en la adolescencia. Explicar a las nenas (¡y nenes!) lo que significará tener la primera menstruación y prepararnos para comenzara hablar, en la adolescencia, de métodos anticonceptivos, enfermendades de transmisión sexual, las diferencias del cuerpo entre unos y otros, la identidad sexual, dar toda la información posible acerca de la elección libre y autónoma para decidir cuándo, con quién y dónde tener un primer encuentro sexual, y generar siempre, siempre, una actitud responsable en relación a la sexualidad y el amor por el cuerpo propio y ajeno.

Recomendaciones para hablar de sexo con tus hijos
– Es mejor repetir la charla varias veces a tener una gran charla.
– Tomar el tema en forma natural les permite a tus hijos también abrirse interrogantes y preguntarse acerca del sexo.
– Usar los nombres reales de las diferentes partes del cuerpo, vagina es vagina y pene es pene. Si a la rodilla le decimos rodilla, ¿por qué la vagina es chuchi?
– Si tu actitud es de profundo respeto por la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Travestis), es altamente probable que si tu hijo no es heterosexual podrá sentirse seguro para decirtelo.

Una mente abierta y mucha información son indispensables para poder responder adecuadamente las inquietudes de tu hijo. No permitas que tus propios prejuicios tiñan su vida sexual, permitile tener una sexualidad plena y respetá sus preferencias, inculcarles confianza y autonomía son la clave para que se conviertan en adultos responsables.

 

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja. MN 59610. Además es directora de la Clínica de Parejas www.clinicadeparejas.com