Derribando mitos

Alrededor de la lactancia hay todoooo un mundo que tratamos de descifrar.

Por Verónica De Martini

act-841501_1920

Foto: Pixabay

Basta con que una diga que está embarazada o que tu bebé sea recién nacido para que una aluvión de opiniones de tías, primas, amigas, abuelas y hasta cajeras de supermercado nos abrume en cuestión de días. Y, cómo si fuera poco, le sumamos nuestras propias teorías, dudas y miedos que surgen en el día a día (y siempre cometemos el error de caer en webs con notas sin asesoramientos de profesionales).

Por eso, para sacarte las dudas que (seguro) te van a ir surgiendo durante esta etapa, hablamos con la especialista Luisa Bengolea para que nos aclare algunos mitos.

“No produzco suficiente leche y por eso mi bebé se queda con hambre. Lo mejor es complementar con leche en polvo”.

Falso. La alimentación de los bebés es a demanda, esto significa, que el bebé debe ser amamantado cada vez que quiera y por el tiempo que quiera, tanto de día como de noche. La leche humana se digiere rápidamente, esta es la causa por la cual el bebé se alimenta a demanda. Los bebés no se quedan con hambre, tiene hambre de nuevo. Los tiempos entre mamadas pueden ser muy variables cuando el bebé es un recién nacido, y van alargándose a medida que crecen, pero no son intervalos regulares. El principio del amamantamiento es cuanto más veces mame el bebé más leche tendrá la madre para alimentarlo. Antes de complementar con leche de fórmula, debe realizarse una consulta con una persona que evalue si hay alguna dificultad con el amamantamiento. La administración de leche de fórmula debe ser una indicación médica muy pensada. La madre siempre debe recibir apoyo para amamantar, el mayor tiempo posible.

“Ciertos alimentos que consumo le producen los cólicos al bebé”.

Falso. La leche humana es una secreción que se produce por un estímulo, que es la succión del bebé, que a su vez, estimula dos hormonas la prolactina, produce a leche y la oxitocina, que hace que la leche llene los conductos. Los alimentos que consumimos van por nuestro aparato digestivo, no tiene relación con la secreción de la leche, las mamás serán las que tengan gases. Solo debemos saber que el aparato digestivo del bebé es inmaduro, y debe ir adaptándose a la alimentación con la leche humana.

Si consumo ciertos alimentos produciré mayor cantidad de leche”.

Falso. Solo la succión del bebé y la cantidad de mamadas son el estímulo adecuado para la producción de leche en cantidad suficiente para el bebé. Cada madre produce la cantidad de leche que su hijo necesita, en cada etapa de la vida del bebé.

“Mi leche no es buena, por eso mi bebé no engorda”.

Falso. No hay leche mala, los bebes engordan adecuadamente si maman con frecuencia, la misma es determinada por el bebé según su necesidad. Los bebés amamantados en general son menos gordos que los alimentados con leche de fórmula, pero su desarrollo es adecuado. Los pediatras deben conocer y utilizar las tablas internacionales de la OMS sobre bebés alimentados exclusivamente con leche humana durante los 6 primeros meses de vida.

“Si a la noche le doy leche en polvo en vez de mi pecho va a dormir más y mejor”

Falso. El sueño no depende de una leche de fórmula. Los bebes amamantados con frecuencia durante el día, que están tranquilos y satisfechos con su alimentación, dormirán bien durante la noche, eso no quiere decir que vayan a dormir mucho tiempo, el sueño nocturno de los bebes recién nacidos es corto porque, como ya lo mencione antes, la leche humana se digiere rápido y los bebes se alimentan a demanda, según sus necesidades. Si un bebe es alimentado bien durante el día, y se lo mantiene fuera de la cuna, algunas veces, para que esté más conectado con el ambiente que lo rodea, es muy probable que lentamente vaya alargando el tiempo de sueño nocturno.

“Durante la noche me tengo que poner el despertador cada dos o tres horas para alimentar al bebé”

Falso. Si el bebé tiene hambre lo escucharas llorar, el hambre produce dolor en lo bebes. Si el bebé duerme, una hora más de lo esperado, seguramente es porque no tiene hambre, se encuentra tranquilo y cómodo.

“Después del año la leche ya no es de buena calidad”

Falso. La leche humana es un tejido vivo que varía de acuerdo a las necesidades del bebe, cambia en cada mamada y en cada etapa del crecimiento. Después del año de vida, el amamantamiento es la alimentación complementaria, el niño mamará pocas veces en el día y ya puede comer lo mismo que los adultos.

“Tiene que vaciar los dos pechos en cada toma”

Falso. No es necesario, el bebé debe mamar de una mama hasta que esta se sienta vacía, la primera parte de la mamada, le aporta agua y recién en la mitad de la mamada comienza a tener una leche con más grasa, que es muy importante para el desarrollo y crecimiento del bebé. El aporte de grasas es fundamental para el desarrollo del cerebro. Si el bebé al terminar de mamar de un pecho, se duerme o se le ofrece el otro pecho no quiere comer, es suficiente con ese pecho.

“No puedo tomar medicamentos mientras doy de mamar”

Falso.  Se puede tomar muchos medicamentos durante el amamantamiento, les recomiendo visitar esta página web www.e-lactancia.org, para consultar sus dudas y cuando les dicen que no pueden amamantar y ustedes no quieren suspender las tomas, hagan su consulta.

“Dar de mamar duele”

Falso. Amamantar no duele, si duele es porque la prendida del bebé es inadecuada, solo puede molestar, pero no debe doler.

“Si no le quiero dar el pecho durante más de seis meses mi bebé se va a enfermar más”

Falso. La recomendación de la OMS es lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y continuar hasta los dos años y más. Los beneficios del amamantamiento son para toda la vida, no solo para después de los seis meses, no puedo decir con certeza que un bebé que ha sido amamantado por seis meses en forma exclusiva y luego recibe leche de formula se enfermará más. La salud de un bebé también depende de otros factores, como los ambientales, el cuidado amoroso de sus padres, una temprana ida a la guardería y otros. No se puede obligar a una madre a amamantar, si se la puede informar.

Luisa Bengolea es enfermera egresada en la UBA, especializada en enfermería perinatal, instructora en psicoprofilaxis para el parto, licenciada en administración de servicios de salud egresada de UCES y asesora en amamantamiento. En 2009 decide abrir un blog dedicado a las futuras y recientes madres llamado “Maternidad, tejidos y más” (www.mtmdeluisabengolea.blogspot.com.ar) donde da consejos sobre el cuidado de la salud de la mujer y el bebé durante la maternidad. Desde 2013 tiene un consultorio de amamantamiento en su domicilio, donde atiende consultas sobre problemas con la lactancia, da charlas para pequeños grupos sobre embarazo, parto, puerperio, cuidados de la madre y el recién nacido.