La lactancia no es fácil…

breastfeeding-2428378_1920

La lactancia no es fácil…

Todas suelen tenerle miedo al parto, a cómo será, si dolerá mucho, será por natural o cesárea, etc. Pero pocas le tienen miedo a lo que viene después: el post parto y junto con él la lactancia.

Que es buenísima nadie lo niega, que le da las defensas necesarias a tu bebé, que después no se enferma tanto, que se genera un vínculo madre e hijo… perooooo, ser un delivery las 24 horas del día no es sencillo. “¿En qué momento mi vida pasó a ser dar de mamar y solo eso?”, pensaste mas de una vez.  Porque entre comida y comida hay que bañarse, preparar la comida, charlar con alguna amiga, dormir un poco y cuando te diste cuenta mirás el reloj y ya le toca comer de nuevo. Por momentos te sentís una esclava con unos pechos desconocidos, gigantes, de otro color y que chorrean leche sin parar las primeras semanas, leche con la que mojás al bebé, te mojás tu ropa, dormís con toallas en la cama y con las lolas al aire para que se aireen y se curen de alguna que otra grieta (y ni hablemos de la mastitis).

Se está terminando la semana de la lactancia, las redes sociales se inundan de fotos y campañas de dar la teta hasta los dos años, fotos de mujeres divinas disfrutando ese momento al 100% y vos pensás que a las 4 de la mañana no te ves así de espléndida y que lejos estás de disfrutarlo, solo querés volver a dormir un poco más.

Las cosas como son: la lactancia es lo mejor, te lo recomiendan y con razón, pero si no podés no pasa nada, no vas a ser menos madre, tu hijo no te va a querer menos. Eso sí, date la chance, no te cierres de entrada porque te perdés de vivir algo que es lindo, prepárate antes, andá a las charlas de lactancia que abundan, son gratuitas y siempre te llevas un regalito bajo el brazo. Fijate si podés, sean un equipo, vos y tu bebé, permitite estar cansada y sentir que querés bajar los brazos, que querés que tu marido le de una mamadera para vos poder dormir, permitite todos los sentimientos, porque sos MAMÁ, y querida lectora, ser mamá es eso, una montaña rusa de emociones y sentimientos encontrados que HAY que atravesar, no te sientas culpable, no te sientas mal. Si a los tres meses no das más o no te sentís cómoda háblalo con el pediatra, háblalo con tu marido y todos juntos van a encontrar la mejor solución para vos y tu bebé.

#Esdemama        www.esdemama.com.ar