Lactarios móviles: entrevista a Agustina Segura.

Por María Alejandra Rossi

Las cuentas no cierran. En Argentina, la licencia por maternidad que establece la ley es de tres meses, aunque se puede extender seis meses más sin goce de sueldo. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna hasta el año de vida del bebé. ¿Qué hacemos las mamás cuando tenemos o queremos volver a trabajar pero todavía estamos amamantando? Por suerte, alguien pensó en la solución. Charlamos con Agustina Segura, que ideó junto a su marido un sistema novedoso llamado Lactar y nos cuenta de qué se trata:

“Además de madre y otros estudios, soy Puericultora y especialista en Lactancia Materna. Ya desde antes de tener a Teodoro, mi primer hijo, siempre le tuve el lógico miedo a cuando sea madre y, entre otras cosas, a cómo me desenvolvería ya con un hijo en mi vuelta al trabajo, no sólo por la lógica melancolía de tener que separarnos durante el día sino también por cómo iba a poder atenderlo a él a la distancia. Y una cosa es saberlo y otra es vivirlo, y más precisamente lo que me costó muchísimo fue que, en la oficina donde trabajaba, cada 3 o 4 horas me tenía que sacar leche. Obviamente me tocó lo mismo que a todas: esperar a que el baño se desocupe y encerrarme ahí con bolsito en mano, y sentada en el inodoro con nervios y apuros e incómoda sacarme rápido leche para después en un tupper oscuro guardarla en la heladera sin que nadie pregunte. No fue nada lindo… y desde ahí empecé a pensar en cómo solucionar esto que es universal para todas las madres que trabajamos; y junto a mi marido, después de un par de años de idas y vueltas con dibujos de todo tipo y pruebas, finalmente llegamos al diseño final de nuestros Módulos Lactarios que ahora alquilamos a las empresas”.

Lactario

 

¿Qué son los módulos lactarios?

“Son cabinas privadas que podemos armar en prácticamente cualquier oficina para que allí las madres puedan disponer de un espacio tranquilo donde sacarse y guardar leche durante la jornada laboral, hoy en día lo hacen en el baño, pero tampoco es fácil para las empresas solucionar este tema, no todas pueden brindarles una oficina exclusivamente para ellas, en las grandes y con edificios propios no alquilados por lo general disponen de estos lugares pero en las más chicas es imposible una oficina extra sin utilizar que puedan disponer exclusivamente para esto, ¡y es ahí donde nuestro servicio les viene bárbaro!

Son cabinas muy cómodas que se arman en un pasillo o rincón, exclusivas para que las madres lactantes puedan sentarse cómodas y sin molestias ni interrupciones sacarse leche, teniendo ahí también una heladerita para que guarden lo del día y a la tarde lleven a su casa”.

¿Qué devoluciones tuvieron?

 “Según el grupo de gente podría decirte distintas cosas. Una vez que vimos que esto avanzaba nuestra primera consulta fue con la familia y amigos: ahí ligamos un excelente buen empujón. El siguiente grupo fue con clientes mías y demás madres, también en encuestas web, y ahí nos nutrimos de muchas ideas nuevas. Ahora que nos estamos enfrentando a nuestros clientes que son las empresas hemos aprendido que la mejor forma es el alquiler porque contablemente a ellas les sale prácticamente gratis y se ahorran capital inmovilizado, y también vemos cómo empiezan a valorar el poder ayudar en algo más a las madres en su vuelta al trabajo, donde consiguen no sólo el lógico bienestar sino además mayor colaboración, lealtad y optimismo. Esto no solo sucede con las que ya son madres y usan los lactarios sino también en las demás mujeres que aún no lo son pero valoran cómo se las cuidará si es que deciden tener hijos”.

¿Creés que hay suficiente información con respecto al tema de la lactancia y la vuelta al trabajo?

“Bueno… algo que no nos esperábamos tampoco es cómo el ver un lactario en la oficina les ha abierto la cabeza a los hombres, quienes en su gran mayoría ignoraban totalmente que las madres antes se tenían que encerrar en el baño varias veces al día para sacarse leche. Además empiezan a leer nuestras “gacetillas” e interiorizarse en el tema, y hasta los he tenido sentados en las charlas que doy en empresas, ¡y preguntando! ¡Siempre les hago bromas con que lo que buscan es sacar tips para a la noche decírselos a sus mujeres y conseguir mejores milanesas! Es impresionante como esto de una simple idea termina en una bola cada vez más grande.

Por otro lado, como Puericultora y por este proyecto, descubrí que en CABA existe la Ley 2.958 sancionada en diciembre de 2008 que exige la implementación de lactarios en todos los edificios públicos donde haya más de 20 mujeres en edad fértil, y también fomenta su uso en los privados. Y charlando con ellos me han comentado las enormes dificultades que encuentran porque su concepto se basa en reacondicionar oficinas con obra y materiales para allí armar el sector para las madres, obviando el gigantesco gasto de obra en acondicionar todo, ¿qué empresa tiene una oficina desocupada para poder hacerlo? ¡E imaginate en los ministerios y edificios públicos donde cada centímetro se ocupa con un puesto de trabajo! También están la ley nacional 26.873 y muchas otras provinciales que, si bien no obligan a tener un lactario en el lugar de trabajo como la de CABA, sí buscan concientizar y promover la lactancia materna, pero salvo algunas excepciones tampoco veo grandes resultados en la práctica”

Más info:

Maria Agustina Segura

TEL: 5411-4373-4318

CEL: 5411-5961-3063

info@lactar.com.ar www.lactar.com.ar