Leche para dos ¡o más!

Aunque pueda parecer una tarea difícil, amamantar a dos o más bebés, no es imposible.
Por Laura Muñoz

twins-1628843_1920

Foto: Pixabay

Estás esperando no un hijo sino ¡dos! (¡o incluso tres!). Y tu mente no para ni un minuto, sos un mar de preguntas, dudas y miedos. Y entre esas dudas está el tema de la lactancia, ¿le podré dar a los dos? ¿tendré suficientes leche? ¿Me tendré que olvidar de la idea de darles el pecho?

Según nos explica Nohemí Carpio, consejera de lactancia materna certificada por la UNICEF, todo lo que es válido para la lactancia materna de un solo bebé, es válido para dos, o más. Es decir, a más estímulo más producción de leche, y con varios pequeños succionando correctamente la inducción está garantizada porque toda madre capaz de producir leche suficiente para un niño, puede producir leche para más.

Por si fuera poco, si además los bebés son prematuros o de bajo peso y están ingresados en unidades neonatales, el método canguro es muy beneficioso para su desarrollo, y la leche materna es el alimento que mejor va a tolerar su aún inmaduro sistema digestivo, tanto, que en estos casos, más que un alimento, los especialistas lo consideran un medicamento, porque los beneficios para la salud que la lactancia materna exclusiva (LME) proporciona a toda madre y a todo bebé, también se dan en el caso de los nacimientos múltiples.

Hay varios motivos por los que se estila recurrir a las leches de fórmulas:  por practicidad, debido a que la mitad de los bebés múltiples nacen prematuros o con bajo peso y pueden requerir atención hospitalaria durante algunas semanas, a causa de las molestias de la cesárea, la presión del entorno o el estrés. Perooo si vos realmente le querés dar tu leche y te parece algo importante, entonces te contamos cómo lograr una óptima lactancia gemelar.

Hacia una lactancia múltiple
• En lugar de amamantar a libre demanda, intenta hacerlo estableciendo horarios para cada toma. Puede ser uno para cada bebé, o uno para ambos. Lo que te resulte más cómodo y práctico.
• Incluye en tu lista de compras pre-natales, un saca leches doble, y usalo lo más que puedas. No sólo para almacenarla y atender cualquier emergencia, sino además, para que estimules la producción de leche.
• Ayudate de los almohadones de amamantar para que tu espalda y hombros no te duelan.
• Hablá con tu pareja y explicale cómo puede ayudar a la hora de alimentarlos. Por ejemplo, sacándole los gases a uno mientras el otro mama, o colocándolos sobre tus brazos y cambiándolos de posición.
• Si necesitas complementar su alimentación podés optar por jeringas, vasitos y cucharas especiales antes que recurrir a la mamadera.
• Aprendé a amamantar a los dos bebés a la vez, para que tengas más chance de descansar entre una toma y otra.
• Confía en tu cuerpo y no te dejes presionar por tu entorno, y por quienes están convencidos de que tu meta es una utopía.
• Sé paciente y constante. Aunque los primeros días te resulte difícil, con el paso del tiempo te acostumbrarás y verás que el esfuerzo habrá valido la pena.

Qué tipos de postura están buenas
Posición cruzada
En esta posición ambos bebés están estirados frente a la madre, pero cruzados entre sí, uno delante del otro. Es ideal si los niños son muy pequeños porque son prematuros, algo muy común en los partos múltiples.

Posición doble rugby
Colocá a los niños bajo cada brazo, con sus caritas apuntando hacia tus pechos, como si se tratara de un balón de rugby. Su principal ventaja es que como los cuerpos de ellos no se tocan entre sí, evitás que lloren si les molesta el roce con el otro.

Posición estirada
Ponete de costado y en paralelo a tu cuerpo, sobre la superficie, colocá a uno de los bebés, después hacé lo mismo con el otro, pero apoyándolo sobre tu cuerpo. Para mayor confort, podés colocar entre ellos una toalla enrollada que facilite el apoyo del que está arriba.

Posición mixta
Esta postura es una combinación de la posición estirada y la de rugby, porque mientras uno de los bebés se alimenta estirado frente a vos, el otro lo hace bajo tu brazo, y con sus piecitos apuntando hacia tu espalda. ¿El plus? está posición la podés hacer sentada o acostada.

Una frase: “Aunque es útil recurrir a la leche artificial para facilitar la alimentación de ambos bebés, debes recordar que, aunque al principio resulte difícil, mientras más los amamantes más leche producirás”.