Leche, ¿sí o no?

Aunque es puesta en dudas por algunos, lo cierto es que el consumo de lácteos es necesario

Por Verónica De Martini

milk-518067_1920

Foto: Pixabay

Estamos en épocas donde los alimentos son super cuestionados, las diferentes tribus alimentarias abundan y cada vez hay más aunque se diferencien por tan solo un ingrediente. Y están quienes dicen que no está tan bueno consumir lácteos por que producen varias enfermedades, son quienes cuestionan que si los seres humanos somos la única especia animal que luego de la lactancia sigue tomando leche entonces algo raro hay. Entonces qué mejor que recurrir a los expertos, a los que realmente han estudiado (¡y siguen estudiando!) estos temas para que nos expliquen.

Las Guías Alimentarias para la Población Argentina difundidas por el Ministerio de Salud de La Nación, recomiendan consumir 3 porciones de lácteos por día: 1 vaso de leche, 1 vaso de yogur y 30gr. de queso. Los lácteos aportan una gran cantidad y calidad de proteínas, calcio, vitamina D y fósforo, lo que los hace indispensables para nuestro crecimiento, desarrollo y mantenimiento muscular y del sistema óseo (¡y de nuestros hijos!)

¿Mito o verdad?

En el momento de la pasteurización se pierden los nutrientes. MITO

La pasteurización es un proceso en el cual se eliminan los microorganismos nocivos y bacterias que pueden provocar enfermedades. No elimina las vitaminas ni minerales de la leche.

Puedo consumir leche para hidratarme. VERDAD

No solo se debe consumir agua, la leche y el yogur bebible también hidratan, son una buena bebida porque a pesar de tener grasas, gran parte está compuesta por agua.

La leche en polvo es más artificial que la líquida. MITO

La leche en polvo se consigue mediante un proceso de deshidratación por el que se elimina toda el agua de la leche convencional, no solo no es más artificial que la líquida sino que además mantiene la misma proporción de propiedades y nutrientes.

Para tener huesos sanos es fundamental consumir leche, yogur y queso. MITO

La leche y sus derivados son una fuente rica en calcio por lo que es importante consumirlos para fortificar los huesos. Pero existen varios alimentos que contienen calcio (como frutos secos y legumbres) que son útiles para complementar la ingesta de calcio lácteo contribuyendo a cubrir la ingesta diaria recomendada. Eso sí, si bien hay vegetales que aportan calcio, el porcentaje de absorción es menor porque contienen otros constituyentes que interfieren en la absorción del calcio.

Experto consultado: Dr. Silvio Schraier, Subdirector de la carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina de Fundación Barceló.