Los tres pasos para dormir a tu bebé

#EsdeMamá en Eventos. Fuimos invitadas a un desayuno organizado por Jhonson´s Baby que contó con la presencia de la psicóloga Maritchú Seitún y su consejo de tres pasos para dormir a nuestro bebé.

Foto: Norma Saénz Fotografía

norma-saenz-fotografia-24-large

Es clave: si el bebé duerme bien, ¡nosotras también! Así empieza Maritchú Seitún a explicarnos cómo es el proceso de dormir del bebé: en la panza con nuestro andar de un lado para el otro bebé duerme, mientras que de noche suele estar activo y patearnos constantemente. Por eso los bebés apenas nacen tienen los horarios cambiados, perooo de a poquito nosotras podemos ir enseñándole la diferencia entre el día y la noche, la idea es estimularlo durante el día y a la noche si podemos ni siquiera cambiar el pañal, de esta manera el bebé irá aprendiendo que mamá a la noche duerme.

¿Dónde debe dormir?

La sociedad Argentina de Pediatría no recomienda el colecho, sino que recomienda la cohabitación hasta los seis meses como mínimo, la idea es que el bebé este bien cerca de la mamá (lo que ayuda a evitar la muerte súbita). Cohabitar significa que duerman en el mismo cuarto, no en la misma cama que nosotras.

Armando un ritual

Maritchú habla de la importancia de formar un ritual con nuestro bebé, un ritual es diferente a una rutina, porque el ritual tiene un sentido, y eso es lo que lo va a ayudar a dormir bien.

Primer paso el momento del baño, el baño tiene que ser el inicio del ir a la cama. Usar este momento para conectarnos con ellos, jugar, estimular, relajar. ¡El baño es el momento donde las mamás dejamos de estar pendientes del celular! y eso a los chicos les encanta.

Segundo paso del ritual el momento del masaje. Está bueno que le vayamos contando que lo vamos secando, poniendo el pañal, el piyama. Que sea un momento que también nos ayude a nosotras a bajar las revoluciones, entonces cuando después lo pongamos en la cama nuestra respiración también va a ser más tranquila.

Tercer paso el momento tranquilo, de ir a dormir. Respirar hondooo y entregarnos a que ese bebito se duerma. Hasta los tres meses Maritchú dice que está bien todo lo que hagamos: dormirlo a upa, dándole de mamar, etc. Entre los 3 y 6 meses cuando se esté quedando dormido entonces ya lo saco del pecho o dejo de hacerle upa y lo acuesto en su cuna. Paso a paso… la idea es de a poquito aprenda a dormirse solo sin estimulo de nuestra parte. Es importante estar tranquilas, si nosotras nos apuramos el bebé se estresa y apenas lo dejemos en la cuna va a empezar a llorar.

A partir de los nueves meses agregamos otro ritual: cuando se despierta en medio de la noche lo levantamos (si es necesario), y si no chupete y solo se calma. La Sociedad Argentina de Pediatría recomienda el uso del chupete porque ayuda a disminuir la muerte súbita: con el chupete el bebé se despierta y se activa. Ya podemos dejarle de dar de mamar a la noche porque como ya come sólido puede prescindir de este último pecho. Hay que evitar darle pecho o mamadera en medio de la noche porque muchas veces la comida lo estimula.

Paso a paso

Maritchú aconseja el uso de un objeto transicional, es decir aquello que me recuerda a mi mamá. Hay que ser pacientes y hacer los cambios de a uno por vez y muy chiquitos, no podemos pretender en un mes que deje de dormir con chupete, que duerma en la cama y que no llore durante la noche. A los papás no nos gustan los retrocesos, pero lamentablemente suceden. Por ejemplo cuando creíamos que nuestro hijo dormía lo más bien empieza con la etapa de los terrores nocturnos (entre el año y medio y dos años), la solución ante estos terrores es repetir el ritual, hablarle tranquilo, calmarlo, no levantarlo de la cama porque es peor, su sueño es tan profundo que será muy difícil despertarlo. También hay que tener en cuenta que en las mamás que trabajan los chicos se despiertan más. Cada niño es diferente y también lo es su ritmo para dormir. Lo importante es armar un ritual e ir paso a paso.

Por último Maritchú aconseja lo que ella llama “El horario de protección al mayor”, ese tiempo en donde los padres necesitamos el tiempo para nosotros, para nuestra pareja, para relajarnos, reírnos, charlar, ver una película, lo querramos, pero un momento totalmente necesario para nosotros.

  • Pía Slapka y Maritchú Seitún. Foto: Gentileza Prensa.