Madre soltera

Nuestra psicóloga profundiza acerca del trabajo de las madres solteras

Por Mariana Kersz

mother-1245764_1920

El modelo de familia tradicional de mamá, papá, 2 hijos (y el perro, en el mejor de los casos), dio paso en estos últimos años a lo que llamamos las nuevas configuraciones familiares: familias monoparentales, familias homoparentales, familias ensambladas y otras. Esta transición abre también grandes interrogantes respecto a cómo pueden criarse y crecer los hijos de estos nuevos modelos de familia. Uno de los modelos familiares que más ruido hacen en la actualidad es el de las familias monoparentales.

Mujeres solteras que por elección avanzan con sus embarazos hacia una maternidad sin pareja. A veces un embarazo no planificado fruto de una relación eventual hace que el vínculo no cobre la importancia suficiente como para elegirse mutuamente. Padres ausentes por accidentes o patologías. Relaciones que finalizan con un embarazo no deseado. Y en muchas oportunidades, una decisión totalmente voluntaria e individual de la mujer quien, amparada por la Ley Nacional de Fertilización Asistida decide ser madre soltera.

Estas mujeres solteras anhelan tener hijos aun sabiendo perfectamente los altos costos económicos, culturales, sociales, laborales, e incluso familiares que puede traer esta determinación.

A nivel laboral, algunos estudios demuestran que las mujeres solteras tienen que trabajar mucho para lograr una óptima educación de sus hijos, pero que en muchos trabajos no son aceptadas al saber de su condición por todo lo que esto puede implicar potencialmente (mayor ausencia laboral, licencias por cuidado de familiar enfermo, mayor cantidad de dinero aportado para la obra social y asignaciones familiares, etc). Los empresarios tienen la tendencia a pensar que el nivel de compromiso asumido en el puesto de trabajo será muy bajo.

Estas mujeres saben que no van a contar con una pareja estable en  el proceso de crianza. Sin embargo, el no contar con una pareja no significa no recibir ayuda o estar sola. El apoyo puede venir de un familiar o amigos muy cercanos que colaboren durante el embarazo y el parto.

¡Es importante poder pedir ayuda! Tan importante como aceptar toda la ayuda que te ofrezcan. Existen incluso grupos en foros donde las mamás solteras se apoyan mutuamente y pueden armar vínculos de sostén emocional muy fuertes. También existen grupos de apoyo coordinados por Lic. en Psicología y talleres de crianza donde poder asistir y compartir con otras mamás esta experiencia.

Madre soltera por elección

Es fundamental que aprendas a compartir, socializar y resignificar esta experiencia para que la crianza de tu hijo siendo mamá soltera sea una experiencia placentera y no una obligación ni una pesada carga.

¿Qué hacer si tu hijo pregunta por el padre?

Aunque actualmente es cada vez más frecuente el modelo de familia monoparental con madre soltera por elección, también es normal que tengas algo de temor frente a la posible pregunta de tu hijo respecto a su padre. Tené en cuenta que tu hijo tiene derecho a conocer su identidad y debe saber cuál es el paradero del padre -en caso de que esto sea posible-. Nunca le ocultes la verdad ni mientas al respecto. Si tu hijo pregunta es porque espera una respuesta sincera y que les brinde seguridad.

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, Especialista en Terapias de Pareja y Directora de www.clinicadeparejas.com