Mamás al volante

¿Con qué tipo de madre te identificás? Buscate y leé cuáles son las cosas que tenés que tener en cuenta para viajar seguro

business-woman-829497_960_720

Futura mamá al volante

Para las mujeres embarazadas que llevan un estilo de vida independiente y no quieren dejar de manejar durante este período:

– Al entrar al auto, a diferencia de la forma habitual que es ingresando una pierna a la vez, se recomienda hacerlo sentándose cuidadosamente y dejando ambas piernas en el exterior, para luego incorporalas al interior del auto junto con el torso en un sólo movimiento simultáneo.

– Regular la altura del asiento y volante para que, en caso de siniestro, el airbag no se dirija hacia el vientre.

– Viajar utilizando ropa cómoda y holgada, evitando el uso de abrigos que limiten el funcionamiento del cinturón de seguridad.

– Mantener una distancia de 25 cm aproximadamente del pecho respecto al volante.

– Usar el cinturón de seguridad de forma que la banda inferior pase por el abdomen y no por el vientre, y adoptar una postura erguida durante el viaje.

– El airbag no es una opción, siempre debe estar activado

-Evitá conducir más de dos horas seguidas y en las últimas semanas optá por otros medios de transporte.

Mamá full time

En el caso de las mamás que llevan a sus niños a la escuela, al club, al control médico y a las distintas actividades que realizan, es clave incorporar hábitos y elementos que los mantengan seguros durante el traslado.

El cinturón de seguridad no es una opción porque está pensado para los adultos. Los bebés y niños tienen que ir si o si en sillita, huevito, etc, que tenga el SRI (Sistema de retención Infantil) que se adapte al peso y altura de los chicos

– Los diversos tipos de SRI difieren no sólo en tamaño, sino en la forma en que se instalan (orientados hacia adelante o atrás y con asiento elevador con y sin respaldo) y en la manera en la que sujetan al chico (arnés o cinturón de seguridad).

– Más allá de la selección del Sistema de Retención Infantil, (SRI), éste debe contar siempre con una homologación técnica.

 

Mamá moderna

Para las mamás y futuras mamás que eligen la moto o la bici para sus traslados diarios, es fundamental que tengan en consideración los peligros que acarrean estos transportes. El Doctor Osvaldo Aymo, Secretario del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), advierte que la moto es partícipe frecuente en accidentes de tránsito que suelen ser graves, ya que es un vehículo muy inestable y comparte la vía con otros de mayor porte, y detalla las limitaciones para embarazadas y chicos.

– En primer lugar, no existe legislación nacional que proteja a los niños que viajan como acompañantes en motos, por lo que se aconseja no transportar a menores de 12 años en este tipo de vehículos.

– Motos y bicicletas no poseen elementos de protección a excepción del casco. Por eso, es importante no hacer maniobras riesgosas ni excederse en velocidad.

– A partir del tercer trimestre de embarazo, se recomienda evitar estos vehículos, ya que al aumentar el vientre, es posible que se produzca un desequilibrio en la distribución del peso y la aparición de ciertos dolores.

 

Mamá en subte y colectivo

Las embarazadas y mamás con niños pequeños no sólo deben tener cuidados particulares en el transporte público, sino que existen derechos que las protegen:

– Deben subir primero sin hacer fila, ya que tienen prioridad.

– Solicitar el asiento es su derecho.

– Se recomienda sentarse en asientos que se encuentren en sentido contrario a la marcha. Esto ayudará a amortiguar las frenadas bruscas por parte del vehículo.

– Evitar sentarse en los asientos que se encuentran de forma transversal.

– Prevenir con suficiente tiempo el descenso para evitar tropiezos o empujones.

 

Experto consultado: FIA Región IV: www.fiaregion4.com