“Mi hijo no camina”

Algunos juegos pueden ayudar a estimular a tu pequeño

Por Verónica De Martini

Foto: Norma Saenz Fotografía

Norma Saenz Fotografia 2

Cada chico tiene sus tiempos y es un proceso gradual hasta que llegan a caminar.  Hablamos con

Para no forzarlo, ¿a qué edad o ante qué acciones debo empezar a incentivarlo a que se mantenga parado y  que luego empiece a caminar?

En general recomendamos que el mejor espacio para que esté un niño desde que inicia sus primeros movimientos independientes como el rolado o el quedarse sentado solo jugando, sea  en el piso.  Que cuente con un lugar con pisos suaves (colchoneta, goma eva o alfombras didácticas), que amortigüen posibles caídas y eviten temor a intentarlo de nuevo. Crear un espacio donde pueda jugar libremente y explorar estimula al niño. De a poco sentirá mas seguridad en si mismo y se atreverá a seguir explorando y llegar a dar los primeros pasos sin ayuda.

El primer paso para iniciar el proceso hasta la marcha independiente, es ponerse de pie, se observa en algunos niños  desde los 9 meses, cuando tomándose de mobiliario o “escalando” a los papás, buscan ponerse de pie y mantenerse en esa posición, allí comienzan juegos del tipo “lanzar juguetes y observarlos como caen”, es una forma para medir la profundidad. Posteriormente la primera marcha que iniciaran, es la marcha lateral, caminando hacia la derecha o izquierda siempre sujetos. Una vez que logran afianzarse y  desplazarse de esta manera se inicia el desafío de soltarse y largarse a andar.

No existe una edad especifica en la que el niño logre pararse e intente dar sus primeros pasos, se estima que entre los 10 y 16 meses de edad inician la exploración de la marcha, pero es importante no compararlos con otros ya que cada niño tiene características que condicionan no solo la marcha, sino el cumplimiento de cada pauta madurativa. Un niño se encuentra preparado para la marcha cuando ha logrado integrar toda la información, además necesita que su tronco y miembros se encuentren estables para poder soportar su propio cuerpo y el efecto de la gravedad.

¿Ante qué acciones debo consultar con el especialista?

Cuando el niño recién comienza a ponerse de pie, es cuando comienza a conformarse la pisada y a alinearse articularmente. En principio, puede observarse inestabilidad a nivel del tobillo, tendencia del pie a ubicarse en dirección ya sea interna o externa. En caso de observarse asimetrías persistentes o marcha en puntas de pie, se recomienda consultar con el pediatra.

Se deberá tener en cuenta cuando comienzan a caminar que el calzado sea el adecuado, con una buena base antideslizante y contención o refuerzo en el retropié .

Siempre debemos recalcar que cada niño tiene sus tiempos, si aun no camina se lo debe observar mientras juega, si gatea, si se toma de una silla para pararse, si apoya sus manos mostrando reacciones de defensa, es decir, si ha adquirido pautas madurativas previas, solo necesita tiempo y ya caminará. La  estimulación de parte de los papas, hermanos o personas que estén a su cuidado para fomentar la movilidad del pequeño es sumamente importante.

Experta consultada: Mariela Rabellino es Kinesióloga Fisiatra con especialización en estimulación temprana. MN 10748