“Mi hijo se masturba… ¿qué hago?”

Tenés un bebito de pocos meses, se puede tocar las manitos, chuparse los dedos del pie…y manipular sus genitales, ¿sorprendida?

Por Mariana Kersz

kid-1365105_1920

Tenés un bebito de pocos meses, se puede tocar las manitos, chuparse los dedos del pie…y manipular sus genitales. Es asombroso, y para muchos padres resulta un tanto fuerte ver como sus hijos logran tocarse los genitales con tanta facilidad. A partir del momento en que llegan a sus genitales, los bebés se dan cuenta de que ahí hay un espacio de múltiples sensaciones que puede ser a veces reconfortante, a veces calmante e incluso, a veces, un poco más agradable que otras veces. Sin embargo todavía no estamos hablando de autoestimulación con deseo erótico, es decir, no hay placer genital sino por el momento, solo se trata de un bebé descubriendo nuevas sensaciones. Si bien no estamos hablando de deseo sexual, se puede pensar en esta práctica como la plataforma a la autoestimulación erótica que sucederá en la adolescencia y la adultez. Muchos padres se preguntan si es normal que los bebés hagan eso, o si es bueno dejarlos. Este tiempo de manipulación de los genitales se trata de algo sumamente normal y esperable que tiene que ver con la evolución del bebé. Hay que entender, como padres, que la sexualidad es algo que nos acompaña desde siempre.

 

Durante sus primeros años de vida, el niño va a vivir muchas emociones y tensiones. Por ejmplo la llegada de un hermanito a la familia, la separación de los padres, el ingreso al jardín de infantes, una mudanza, etc. Los niños no pueden aun comprender el origen de sus tensiones psíquicas, no tienen el control emocional suficiente para pensar “ah, esto es una mudanza, es estresante pero en unos días pasará”. Lo que si pueden hacer es ir a algo directo y tangible que provea un alivio inmediato a su tensión y les provea una satisfacción inmediata: acariciarse los genitales, frotarse o presionar las piernas, estar en contacto directo con algún objeto -almohadas, almohadones- no sólo calma su ansiedad sino que le permite descubrir sensaciones físicas nuevas que le generan gran placer.

¿Qué hago si veo a mi hijo masturbandose?

– Contextualizarlo: explicale con calma que este es un acto íntimo que debe realizarse sólo en su habitación (o en el baño, etc), decile con claridad donde y cuándo SI puede hacerlo, y cuando sepas que lo esté haciendo donde se lo indicaste, no lo interrumpas ni abras la puerta para castigarlo.

– Normalizalo: es totalmente normal, esperable y propio de la evolución de un niño la manipulación de sus genitales, no te alarmes ni te asustes.

– Informate: leé, investigá acerca del tema, no te quedes con viejos mitos y tabúes respecto a la masturbación. Va a llegar una edad donde tu hijo tenga inquietudes respecto a la sexualidad y va a ser muy bueno que estés informada para poder ayudarlo.

– Consultá: los sexólogos estamos para ayudar y acompañar a los papás y mamás en este proceso, consultá todo lo que necesites saber.

Mariana Kersz es psicóloga MN 59610 y Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja. Además es directora de la Clínica de Parejas (www.ClinicaDeParejas.com)