Mitos de las familias ensambladas

Esta semana nuestra psicóloga nos derriba algunos de los mitos que rondan a las familias ensambladas

Por Mariana Kersz

family-557100_1920

¿Cuáles son los Mitos en relación a este tipo de familias?

– La familia debe funcionar como la “familia intacta”.

– Entre el hijo y el padrastro o madrastra el cariño surge instantáneamente.

– La familia ensamblada es menos estable.

– La vida en una familia ensamblada es más fácil si sus integrantes no pasan todo el tiempo juntos.

– Hay un solo tipo de familia y las familias ensambladas son el resultado de la destrucción de una familia anterior.

– Los ajustes para amoldarse a la vida de una familia ensamblada se producen rápidamente.

Por supuesto esto no son más que mitos, pero podemos comenzar a pensar en por qué se generan estos comentarios o pensamientos, sin casi mediar un razonamiento que los avale. Las familias ensambladas no son formadas espontáneamente, requieren de un proceso, que al igual que la familia tradicional, tiene sus altibajos y tendrá momentos exitosos y momentos de fracaso. Fundamentalmente es importante el apoyo emocional a cada uno de los miembros y sustancialmente a los hijos para que aprendan a convivir si es que hay otros niños o adolescentes hijos de la pareja de su progenitor.

Otros mitos que al respecto de las familias ensambladas en relación a los hijos:

– Los hijos se amoldan mejor al divorcio o nuevo casamiento de uno de sus padres biológicos si el otro se aparta de ellos.

– Los hijos del divorcio o de un nuevo matrimonio llevan una herida para toda la vida.

– La relación entre los hijos y la nueva madrastra SIEMPRE es complicada.

– Lo mejor para los niños es la familia de origen, sea como sea, porque así se forman adultos sanos.

– La hijos en la familia ensamblada tienen una adaptación más simple cuando el ensamble se ha formado a raíz de la muerte de uno de los padres.

Es importante reconocer y abordar estos supuestos dentro del proceso de adaptación que viven las familias ensambladas, pues muchas veces este tipo de convicciones acompañan a las nuevas uniones y se convierten en “autopredicciones” que favorecen actitudes de rechazo y estimulan el conflicto.

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga Especialista en Terapias de Parejas. www.ClinicaDeParejas.com