Mitos de los implantes mamarios

El enorme crecimiento de nuestras lolas durante el embarazo + los meses de lactancia, hacen que ya no queden como antes, incluso las miramos y nos cuesta reconocerlas, donde quedaron nuestras lolas firmes y bien posicionadas?

Por eso muchas mujeres después de tener a su último hijo deciden o fantasean con la idea de un implante mamario.

Hay todo un mundo alrededor de este tema, historias del amigo de, la opinión de la abuela que se basa en lo que pasaba en su epoca, etc. La idea entonces, es aclarar un poco el panorama.

adult-1869735_1920

 

“Es una intervención que tiene mayores riesgos” ¡falso! Se trata de una cirugía programada con lo cual el paciente entra al quirófano cuando está en óptimas condiciones de hacerlo, incluso desde el día que se inicia la consulta hasta la operación pueden pasar hasta dos meses de estudios y preparación.  Por ejemplo algunos de los exámenes previos son ecografia mamaria, rutina de sangra, electrocardiograma, riesgo quirúrgico y mamografía.

“No todas las mujeres están en condiciones de operarse” ¡falso! desde que se termina la etapa del desarrollo (aproximadamente a los 16 años), no existen contraindicaciones para realizar el implante.

“Los implantes siempre requieren un recambio” ¡falso! no hay un plazo estipulado de cambio y en muchos casos no es necesario hacerlo.

“Si tenés implantes mamarios hay mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Además tampoco podés amamantar” ¡falso! la paciente que se coloca implantes puede hacer una vida completamente normal, disfrutar de la lactancia y quedarse tranquila de que no por eso va a tener cáncer de mamas.

¿Te sacamos tus dudas? ¿Querés saber como es la cirugía? Es ambulatoria, dura en promedio dos horas y el postoperatorio y la vuelta al trabajo y actividades dependerá de cada persona. Después el control mamario se realiza de forma anual con tu ginecólogo.

 

Experta consultada: Soledad E. Rosenfeld, Directora Médica de Cirugía Plástica Olivos.