¿Por qué está bueno sacar fotos a nuestros hijos?

Más allá de las fotos sacadas con nuestros celulares, la opción de contratar un servicio profesional está cada vez más de moda y la fotógrafa Norma Saénz nos explica porqué está bueno.

Por Verónica De Martini

img_9003

Norma Saénz en plena sesión de fotos.

La conoces porque varias de nuestras notas están ilustradas por ella (siiii, esas fotos de bebés divinos que ves en nuestra web son de Norma Saenz Fotografía), pero quisimos saber más de ella, quién es, por qué la fotografía y por qué está bueno que nos sumemos a la movida de hacer una sesión de fotos con nuestra pareja, durante el embarazo y con nuestros hijos. Norma Saenz está casada, es mamá de una mujer de 27 años y de mellizos de 17 años. Nació en Junín pero se crió en un pueblo cercano, Vedia, para a los 20 años poner sus pies en Capital Federal y ya no se volvió a ir. Ama “hacer” fotos, pintar, dibujar y bailar, lo artístico está en su esencia.

Se dedica a hacer fotografías familiares, de embarazo, recién nacidos, bebés, niños, y todo evento que vaya desde bautismo y cumpleaños hasta las fiestas de quince, sin dudas lo que a ella le apasiona es la familia y los recuerdos de la infancia y adolescencia que se pueden congelar por medio de la fotografía.

Una pasión de muchos años…

A principios de su adolescencia su abuela le compró la primera cámara (“de aquellas que sacaban fotos de 9×9 y usaban “magicubo”, recuerda Norma). La empezó a llevar siempre con ella en búsqueda de la mejor foto, todavía tiene guardadas pilas y pilas de fotos con sus amigas en el campo, en bicicleta y de los paseos que hacían los fines de semana. Todo lo quería retratar y guardar de cada momento el recuerdo. Pero estas ganas no se terminaron con la adolescencia, siguió con cada hijo que tuvo, cada viaje que hizo, cada encuentro, y cada situación de su vida.

Las fotos familiares, un reflejo de la vida.

Todo era un hobbie hasta que hace unos años decidió dar un paso más. Empezó a capacitarse y descubrir un mundo tan maravilloso que ya no pudo salir, hasta el día de hoy se sigue capacitando con profesionales tanto nacionales como internacionales.

“Considero que las fotos familiares son un recuerdo y un reflejo de la vida, que no tiene precio, pues su valor es incalculable. Hacen la historia de cada familia. ¿Acaso no hemos buscado fotos nuestras de cuando éramos chicos para “conocernos” en esta etapa? ¿O de nuestro padres, abuelos o más atrás todavía? Para buscar los “parecidos”, para recordar aquel cumpleaños, para volver a ver a aquellos que ya no están. ¿No revivimos y nos transportamos a aquel festejo cuando miramos las fotos? ¿No recordamos cosas que estaban completamente olvidada cuando las vemos? La memoria es débil y el tiempo hace lo suyo. La fotografía nos permite guardar eternamente aquellos que se diluye y mostrarnos lo que no hemos conocido. Es un testimonio del pasado que atraviesa el tiempo, y lo hace presente”, afirma Norma.

¿Por qué solo familias y niños? Porque le encanta buscar esa espontaneidad, autenticidad y esencia que fluye de los niños; de la futura mamá la ternura y los sentimientos; de los hermanitos las sonrisas y abrazos de complicidad.

¿Por qué hacerlo con un profesional?

Hay una realidad, la esencia de las fotos está en los dos lados: la que te saca el fotógrafo profesional y la que te sacás vos en tu casa. Ahora, ¿por qué está bueno invertir en una sesión profesional? Porque él se dedica a eso, se capacitó para hacer fotos como obras de arte e incorporar su magia. Porque sabe buscar el mejor ángulo, la mejor luz y disimular aquellas partes con las que la futura mamá no se siente tan cómoda; porque sabe acomodar al bebé recién nacido, crear un ambiente especial y esperar con emoción ese gesto único del bebé que hará una foto perfecta; y porque en los eventos los padres pueden desentenderse del tema, disfrutar y dejar que el fotógrafo se encargue de estos recuerdos.

No es solo una foto…

Norma trabaja con una colega, Brenda Clarke (Bren Clarke Photography). Hacen fotos tanto en su estudio (cerca del Alto Palermo) como en exteriores, tienen vestuario, accesorios, escenografías y equipo profesional.

Ambas se complementen y apoyan para brindar lo mejor a sus clientes. La idea es que no sea un simple día de sesión de fotos, sino que sea una experiencia única y agradable, que durante la sesión los papás se relajen, descansen, se tomen un rico café, una bebida fresca y disfruten el momento. Que al final del día no solo se lleven las fotos que fueron a buscar sino también el placer de haber vivido un momento maravilloso.

Podés ver el trabajo de Norma en su web www.normasaenzfotografia.com, en su fan page, o escribirle a info@normasaenzfotografia.com ¡No dejes de mirar sus paquetes promocionales!