Postparto: ¿cómo evito la incontinencia urinaria?

¿Cuando toses, estornudás o te reís te sale un poquito de pis? Es super común que te pase y nuestra sexóloga nos ayuda a realizar los ejercicios Kegel para evitar que nos siga pasando, de plus nos cuenta qué otros beneficios tiene

Por Mariana Kersz

woman-1149909_1920

El Dr Kegel ideó una serie de contracciones del músculo pubocoxígeo para tratar la incontinencia urinaria en mujeres postparto. Se descubrió además, que fortaleciendo este músculo, el pubocoxígeo, se tonifica gran parte del entramado del suelo pélvico y se pueden mejorar una serie de síntomas y problemas de la sexualidad, porque este músculo es necesario nada más y nada menos…que ¡para las contracciones que hombres y mujeres tenemos durante el orgasmo!

Durante el embarazo (y en muchos casos, después), aparece la incontinencia urinaria, pequeñas pérdidas de orina por ejemplo al reir o toser, debidas al peso que el bebé realiza sobre la vejiga. El suelo pélvico se debilita durante el embarazo porque el útero presiona estos músculos, durante el parto cuando el bebé pasa por el canal de parto y en el posparto cuando realizamos actividad física antes del alta médica o llevamos mucho peso antes de lo permitido.

En esta nota te explico cómo realizar tus ejercicios Kegel fácil y simplemente, para que puedas hacerlo en cualquier momento del día: si los hacés bien, nadie va a saber que los estás haciendo. Además, no necesitás ningún equipo especial, no hace falta estar en posiciones raras ni adquirir ningún implemento de sex-shop. Simplemente vas a hacerlos sentada, parada o acostada, incluso delante de otras personas: en el subte, en el tren o donde estés trabajando. Nadie se va a dar cuenta de que estás trabajando el músculo pubocoxígeo para realizar tus Kegel del día. Pero recordá: es un músculo y funciona igual que cualquier músculo cuando vas al gimnasio. Para ver los resultados hay que trabajar todos los días en forma constante, respetando un número de series y sus repeticiones.

En primer lugar, te voy a ayudar a identificar el músculo:

Durante 3 o 4 días, cada vez que orines, vas a detener voluntariamente la micción. Esto significa realizar una contracción “hacia arriba”, durante 2 segundo, para detener el pis. Si sentís este movimiento “hacia arriba” entonces lo estás haciendo bien, esa es una contracción de Kegel. Una vez que lo tengas identificado, vas a realizar la misma contracción como si estuvieses haciendo pis pero sin hacerlo, (sólo la contracción), vas a realizar 3 series de 30 contracciones Kegel de 2 segundos por día, es decir: 3 x 30 x 2´´. Tené en cuenta que puede sentirse una leve molestia, como en los primeros días del gimnasio. Si duele, molesta o te incomoda, suspendé la actividad y consultá al médico: bien realizado este ejercicio no duele. De nuevo: si lo hacés bien no va a notarse, no tenés que mover la cola, ni la panza, ni las piernas. Tampoco es necesario retener la respiración mientras lo hacés.

 
Otras formas de identificar el músculo pubocoxígeo
También podés realizar una contracción de Kegel si insertás un dedo en tu vagina, intentado apretarlo. O bien, imaginar que estamos sentadas sober una pequeña bola y queremos agarrarla con la vagina y succionarla, ese movimiento “hacia adentro y arriba” es el que te va a marcar tu contracción de Kegel. Los hombres pueden repetir esto mismo introduciendo un dedo en el ano y cerrando el esfíner. Si se siente un movimiento muscular, esa es la contracción correcta. Recordá: si lo estás haciendo bien, nadie va a notar tus contracciones.

La versatilidad y lo discretos que son estos ejercicios te permiten realizarlos en cualquier situación y lugar, incluso trabajando o delante de mucha gente. Tené en cuenta que los resultados, como en el gimnasio, se ven luego de semanas de práctica, y no dejes de hacerlos una vez que nazca el bebé para seguir tonificando tu suelo pélvico, decirle adiós a la incontinencia urinaria…y lograr mejores orgasmos 😉

Mariana Kersz es Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja. MN 59610, www.clinicadeparejas.com