Qué comer entre los 2 y los 3 años

Si estás con hijos en este rango te ayudamos a preparar el plan de alimentación semanal.

Por Verónica De Martini

watermelon-846357_1920

A esta edad los chicos ya pueden comer de todo, pero lo que sí podemos hacer es una diferencia entre qué alimentos ofrecerles a diario y cuáles evitar o limitar. La clave para que la alimentación sea saludables es que sea balanceada, variada y en la cantidad adecuada en relación al sexo, talla y edad.

A los dos años los chicos están descubriendo los sabores: está en nosotros ser responsables en la formación de los buenos hábitos alimentarios porque somos nosotros quienes les ofrecemos qué comer o qué alimentos elegir.

¿Qué consumir?

Todo los días deben consumir alimentos que les aporten nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo. Estos principios nutritivos (proteínas, vitaminas, minerales, hidratos de carbono y grasas) se encuentran en diferentes alimentos y por mientras más variado sea mejor.

A continuación una guía de ayuda para que la alimentación sea completa:

  • Alimentos de origen animal como lácteos, carnes y huevos.
  • Alimentos de origen vegetal como verduras, frutas, cereales, legumbres, pastas y aceites.

Siempre deben consumir leche, carnes, verduras, frutas, cereales/pastas y legumbres, entonces lo que podés hacer es distribuirlo en cuatro comidas para que ingieran la cantidad necesaria y distribuirlos proporcionalmente. Por ejemplo:

Desayuno y merienda: leche + cereales/galletitas/pan/frutas

Almuerzo y cena: carnes/pastas/legumbres + verduras + frutas

Hay que evitar comer fuera de las comidas, si tu hijo es de “poco apetito” entonces el picoteo entre comidas hará que en el momento de comer los alimentos saludables no tenga hambre y en el caso de los chicos con “buen apetito” el picoteo los hará comer en exceso, así que en ambos casos ¡ojo!

¿Qué evitar?

Los alimentos con alta carga calórica en base a hidratos de carbono, simples o refinados y/o grasas, o la combinación de ambos: dulces en exceso, golosinas, bebidas gaseosas ricas en azúcares, jugos artificiales con alta concentración en azúcares, snacks (chizitos, papas fritas, etc), chocolates, alfajores, aderezos en base a grasas tipo mayonesa, kétchup, etc. Todo estos tienen un alto valor calórico y poco valor nutritivo (tienen muy poco aporte de proteínas, vitaminas y minerales).

Experta consultada: Sandra B. Costa, Lic. en Nutrición, MN 1199 (UBA), Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna