¿Qué es el vaginismo?

Aún después de tener hijos podés sufrir de vaginismo. Nuestra sexóloga te explica en qué consiste.

Por Mariana Kersz

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

¿Qué hace un bebé cuando no quiere comer más? Cierra la boca, y por más que intentes meter la cuchara con todo el amor del mundo, por más avioncitos que hagas, por más que cantes para hacerlo reir, si no quiere comer más, va a cerrar la boca y se terminó. ¿O no? El vaginismo, salvando las distancias, funciona de la misma manera. Los músculos de la entrada de la vagina se cierran en forma totalmente involuntaria y es imposible penetrar. ¡Imposible! Hoy te cuento que es el vaginismo, la contracción involuntaria de los músculos de la vagina.

Una de las consultas femeninas más frecuentes es respecto a la dificultad -e incluso, dolor- en el momento de la penetración. Los matrimonios no consumados en muchos casos se da por esta condición, y muchas mujeres deciden consultar recién en el momento en que la pareja emprende la búsqueda de un hijo. Sin embargo, esta disfunción también puede presentarse en mujeres que ya han tenido hijos y se encuentran con esta dificultad en otro momento de su vida.

Esta disfunción sexual femenina, el vaginismo, es un espasmo involuntario de los músculos pélvicos localizados en el tercio externo de la vagina. Estos espasmos son recurrentes e impiden la penetración, y suele sentirse como si hubiese una pared que bloquea al pene en la entrada de la vagina. Los responsables de esta contracción son los músculos del suelo pélvico, que generan contracciones en las que la penetración es imposible. La mujer no desea que esto suceda, no lo hace voluntariamente, sino que este síntoma es una respuesta pélvica totalmente involuntaria y de la que muchas mujeres no tienen noción de esta respuesta muscular.

Muchas mujeres indican que sienten dolor o ardor durante la penetración, y otras mujeres indican que la penetración es completamente imposible de lograr. Muchas relaciones no consumadas se dan a causa de este síntoma, y el dolor termina cuando se detiene el intento de penetración o se interrumpe la actividad sexual a causa del dolor generado. Este dolor se denomina Dispareunia.

Hay dos tipos de vaginismo, primario y secundario. Primario se refiere a cuando una mujer nunca pudo hacer el amor sin dolor debido a esta contracción muscular, estas mujeres no pueden utilizar tampones ni completar los exámenes ginecológicos de rutina. El vaginismo primario es una de las principales causas por las que muchas parejas no logran consumar su relación. Sin embargo, el vaginismo puede ocurrir más tarde en la vida de una mujer, incluso después de años de haber tenido relaciones placenteras y hasta hijos. Esta condición es el vaginismo secundario.

Afortunadamente existe un tratamiento exitoso para el vaginismo y el síntoma remite en su totalidad, logrando una recuperación completa de la sexualidad de la mujer. Este tratamiento se basa en el control de los músculos vaginales, para que las contracciones voluntarias superen a las involuntarias, sin necesidad de medicación, cirugías, hipnosis, ni terapias psicológicas de años y años. Existe un tratamiento breve y eficaz que en pocas consultas permitirá ir directo al síntoma y facilitar relaciones sexuales libres de dolor y placenteras para todas las mujeres.-

Mariana Kersz, es Licenciada en Psicología y Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja. MN 59610