¿Qué es la preservación de la fertilidad?

Te contamos en qué consiste este tratamiento, sus beneficios y todo lo que necesitas saber sobre el tema.

Por Geraldine Verczberger

ivichileinterior01-1364206639

Foto: Gentileza IVI

Octubre es el mes de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, declarado a nivel mundial por la Organización Mundial de la Salud, con el objetivo de incentivar a todas las mujeres a realizarse controles médicos para la detección temprana de esta enfermedad.  Lo que muchas aún no saben, es que existe la posibilidad de preservar la fertilidad antes de empezar algún tratamiento.

Es importante remarcar que preservar la fertilidad permite postergar la maternidad a todas las mujeres que lo deseen o que tengan alguna enfermedad que comprometa su función ovárica, es decir, pacientes diagnosticadas de cáncer que van a recibir tratamiento con quimio o radioterapia, enfermedades autoinmunes que necesiten el mismo procedimiento o trasplantes de médula ósea. Santiago Giordano, Director del Laboratorio de la Clínica de Reproducción Asistida IVI, explicó que existen distintas técnicas para resguardar la fertilidad: la vitrificación de ovocitos, la maduración in vitro de los mismos, la congelación del tejido ovárico y  la trasposición de ovario.

En nuestra visita al centro IVI conversamos sobre la vitrificación de ovocitos, una de las técnicas de preservación de la fertilidad que permite posponer la capacidad reproductiva de una mujer el tiempo que desee, con las mismas posibilidades que al principio del procedimiento. Con la vitrificación de los óvulos las mujeres pueden alcanzar la madurez sin experimentar una disminución significativa en la capacidad para concebir en un futuro. La vitrificación de ovocitos es un proceso de solidificación en  donde estos últimos son tratados con sustancias criopotectoras y sumergidos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196º C. Los pasos son los mismos que los de un ciclo de FIV: estimulación del ovario con hormonas durante diez días, aspiración de los ovocitos, y en lugar de inseminarlos y fecundarlos, se realiza la vitrificación quedando almacenados después en nitrógeno líquido.

En el caso de mujeres con cáncer, este tratamiento permitirá aplazar un embarazo para cuando ya se encuentre bien de salud y con el pronóstico reproductivo que se tenía al momento en que se vitrificaron los óvulos. Es importante dar a conocer estas posibilidades de preservación de fertilidad tanto en mujeres como en hombres. Recuerden que también es una buena opción para aquellas mujeres que desean aplazar su maternidad.

Agradecemos a Santiago Giodano, María Florencia Veiga y  Hazel Hazan por su cordialidad en nuestra visita al centro IVI.