¿Qué es una doula?

Son conocidas como “los ángeles guardianes” de las embarazadas, y lo cierto es que cada vez están más presentes en el camino de las mujeres hacia la maternidad.

Norma Saenz Fotografía 10

Foto: Norma Saenz Fotografía

Por Verónica De Martini

Seguro leíste que Paula Chaves va a hacer su segundo trabajo de parto en casa y con la ayuda de una doula para luego dirigirse a la clínica donde va a parir y que Luisana Lopilato contó con la compañía de una de ellas, pero ¿quiénes son? ¿qué hacen? Las doulas no son una moda, existen desde que existimos las mujeres y tenemos hijos, aunque antes la tarea no tenía un nombre, porque era desempeñada por las parientes o amigas de la embarazada, quienes se ponían al servicio y le transmitían su sabiduría femenina.
Hablamos con Carina Cantarero, de Doulas de Argentina y nos sacamos todas las dudas para que vos también puedas contemplar la posibilidad de tener una.

¿Qué es una doula? ¿Desde cuándo existen?

Una doula es una mujer, generalmente madre -aunque no es excluyente-, que se pone al servicio de otra  y su familia para acompañarla durante la gestación, en el trabajo de parto y el nacimiento, como en el puerperio y la lactancia (o en alguno de estos momentos). Su acompañamiento se enfoca en las necesidades de cada mamá,  brindando apoyo emocional, y compartiendo información y experiencia.

¿Desde qué momento del embarazo -y hasta cuándo- funciona su servicio?

El servicio de una doula comienza cuando una mujer siente que la necesita, y llama para consultarla. A partir de entonces, el trabajo dependerá de los acuerdos que hagan ambas. Si bien las doulas suelen acompañar la gestación, a veces están en el parto también. Otras doulas se especializan en el puerperio inmediato y acompañan ayudando en el apego mamá-bebé y en la lactancia. Y hay quienes conocen a la mujer en el parto y sólo están con ella durante esta fase, como las voluntarias en los hospitales.

Una doula, ¿reemplaza a la partera?

No, la doula acompaña desde el sostén emocional, la partera con su saber, habilidades y destrezas es la guardiana la fisiología y la salud de ese nacimiento. La partera y la doula se complementan.

¿Cómo se hace para contratar a una doula? ¿El costo es mensual o por determinado tiempo?

Las mujeres las contactan por recomendación, o porque se informaron a través de las redes sociales, o de foros donde se busca tener un parto-nacimiento más consciente. En general se realiza una entrevista para poder conocerse, por lo menos ese debería ser el primer paso.

El costo del acompañamiento de una doula depende de los acuerdos que se hagan entre las dos mujeres. En los hospitales, es un trabajo voluntario, y también lo es en el ámbito familiar, donde muchas mujeres acompañan a sus hermanas, vecinas, primas, amigas, como sucedía antiguamente.

¿Cualquier mujer puede ser doula?

En principio, cualquier mujer que se sienta preparada y con vocación de servicio, puede ser doula. Cuando una es madre, comprende mejor la función que puede desempeñar y lo que la mujer que te convoca podría necesitar.

Hoy existen las doulas porque nos hemos alejado de nuestro instinto. Con la industrialización y la hospitalización de los nacimientos, las mujeres fueron aisladas, y cada vez parieron más solas, sin sus afectos, sin contar con personas de su círculo. Se perdió la confianza en nuestra capacidad de parir y la  que tenemos los seres humanos para nacer, y se depositó en otros entes, como los médicos, las clínicas, los hospitales, los anestesistas y los cirujanos.

A mí me gusta llamar a este momento de desconexión, de pérdida de poder, el eslabón perdido. Se perdió la mujer a sí misma, perdió la confianza, perdió la conciencia de su propio cuerpo, perdió la capacidad para acompañar a otras mujeres basándose en sus experiencias y en la crianza de sus propios hijos. Todos perdimos, y es el momento de reencontrar estas capacidades. En esa búsqueda es que las formaciones de doulas sirven como un “despertador para recordar quiénes somos”: mujeres poderosas, capaces de llevar otra vida gestándola en nuestro vientre, sostenerla durante nueve meses, parirla y luego amamantar a este bebé.

Como hemos olvidado cómo se hace, qué se necesita, las capacidades que antes aprendíamos de nuestras madres y abuelas, tías y primas, hoy tenemos que recordarlas haciendo alguna formación que contemple todos estos aspectos. También es muy importante capacitarnos en la fisiología del parto y nacimiento porque al haberse industrializado, se perdió la sabiduría acerca de cómo es un parto si nadie interviene.

Quiero ser doula, ¿qué requisitos necesito?

Sentir la vocación de servicio que requiere estar disponible para otra mujer cuando esta te necesita. Luego hay muchas formas de empezar: algunas acompañan directamente, otras se forman primero. Cada camino es único. La figura de la doula con este nombre es muy nuevo, en nuestro país debe tener diez años como mucho, sin embargo su rol existe desde siempre.

Carina Cantarero es doula, mamá de dos hijos, su segundo hijo, sin haberlo planificado, nació en su casa con ella y su marido solos. Ese día comprendió el poder que tiene el parir en las mujeres. Forma parte de DAR, Doulas de Argentina www.doulasdeargentina.com.ar

 
Todos los conceptos transmitidos en esta nota responden al punto de vista de la fuente consultada. #ESDEMAMÁ es simplemente un puente entre la voz entrevistada y sus lectoras.