S.O.S, Los problemas en la falta de sueño

Dormir mal o no dormir, repercute sobre nuestra salud y la educación de nuestros hijos.

Por Verónica De Martini

family-1822498_1920

Con las exigencias cotidianas, las jornadas laborales, las idas y vueltas a las mil actividades de los chicos y los eventos del fin de semana, se provoca un desorden de nuestro sueño. Si bien es dificil muchas veces encontrar un momento para dormir, restar tiempo que dedicamos a dormir y alterar los horarios, no solo pueden generar cansancio físico, sino que también son detonantes de varios problemas de salud.

Estudios sobre el tema demuestran que las probabilidades de sufrir alguna enfermedad psiquiátrica aumentan en un 40% cuando la dificultad para dormir se vuelve crónica. A nivel fisiológico, se observa que la falta de sueño también puede favorecer la diabetes o un aumento de peso, dado a que repercute en la habilidad para procesar la glucosa.

A su vez, al no dormir correctamente, no hay una recuperación adecuada ni del cuerpo ni de la mente: los dolores de cabeza y musculares insidiosos, se pueden volver mucho más frecuentes.  Respecto a lo que concierne a la capacidad cognitiva, los efectos de la falta de sueño afectan a la habilidad de poner atención, la recuperación de la memoria, y el aprendizaje.

También se han demostrado otras alteraciones importantes más a largo plazo, como la hiperalgesia o aumento de la percepción de dolor, temblores, envejecimiento precoz, agotamiento, trastornos gastrointestinales, o aumento de la probabilidad de contraer infecciones por la afectación del sistema inmunitario.

Es por eso, que la Facultad de Medicina de la Fundación Barceló, con motivo de promover la salud psíquica y física, en materia de sueño, recomienda:

Establecer horarios para acostarse y levantarse.

Realizar ejercicios lejos del horario de dormir.

Evitar la nicotina.

Reducir las porciones de comida y el consumo de estimulantes como alcohol y cafeína.

Utilizar el dormitorio únicamente para descansar.

Eliminar actividades incompatibles con el sueño, como ver televisión o leer libros.

La habitación debe tener una temperatura adecuada y estar aislada de ruidos y luz excesiva.