¡Subite al caballo!

Está buenísimo que los chicos hagan deporte y la equitación es una buena opción.

Por Verónica De Martini

hipico-san-isidro-7

Foto: Gentileza Hípico San Isidro

La equitación es más que un deporte, además de aprender el arte de cabalgar, los chicos adoptarán herramientas para la formación de su carácter y transmisión de valores: el compromiso, la paciencia, el cariño, la confianza, la responsabilidad y la constancia.

Las escuelas de equitación son aptas para todas las edades: desde los dos años se trabaja con ponys, y a partir de los seis años ya se aprende el adiestramiento, la equinoterapia y el salto, entre otras cosas.

Algunos de sus beneficios

Desde lo físico hay un fortalecimiento muscular de la espalda y los abdominales porque es un deporte que exige mucha fuerza. Si practican con el caballo al trote y de pie se fortalecen los glúteos y las piernas. ¿Sabías que la equitación está considerada como un ejercicio cardiovascular? Ejercita y fortalece el corazón y se llega a exigir los mismos niveles de esfuerzo que ¡el running y el ciclismo! Como verás es un deporte no solo ideal para tus hijos si no para vos también ¡nunca es tarde!

Desde lo emocional y psicológico los va a ayudar a superar los miedos, ganar confianza en sí mismo y tener un mayor autocontrol: los caballos son imprevisibles y es necesario saber controlar todas las situaciones que se presenten con muchísima calma. Por otro lado mejora la mente al ser una disciplina que requiere de mucha concentración, rectitud y constancia.

¿ El plus? Tu hijo va a tener respeto y amor por los animales desde chiquito.

 

Experto consultado: Juan Manuel López, uno de los responsables de Hípico San Isidro, la escuela de equitación con más de 20 años de experiencia y que es considerada un verdadero semillero de jinetes.