“Nos vio!

Cortito y directo al grando, nuestra columnista nos aconseja qué hacer en este caso

Por Mariana Kersz

smiley-1958283_1920

 

“Nuestro hijo de 5 años entró en la habitación mientras estabamos teniendo relaciones sexuales”…me decía en mi consultorio una mamá muy avergonzada mientras su marido la tomaba de la mano. “¿Tendrá consecuencias? ¿le generamos un trauma?” Probablemente no sepan bien que es lo que vio, o cuánto, pero definitivamente no hacer nada con esto, no es una opción.
Muchas parejas atraviesan la misma situación, y es totalmente comprensible: ser padres no nos convierte en seres asexuados. Al contrario, nos lleva al desafío de llevar la sexualidad a otro nivel, con más imaginación y a explorar, muchas veces, otros lugares de la casa. Sin embargo tenemos que aprender también qué hacer si uno de nuestros hijos nos descubre teniendo relaciones sexuales.
Desde los 2 a 3 años los chicos comienzan a entender las diferencias entre hombres y mujeres, y por supuesto, comienza la curiosidad por saber qué sucede entre sus padres cuando ellos no están cerca. Por eso es el momento ideal en la vida de los niños para establecer la noción de privacidad, de intimidad. Incluso para comenzar a enseñarles a pedir permiso o golpear la puerta antes de entrar en una habitación.
Pero: los niños son niños, y lo prohibido (a cualquier edad) resulta altamente tentador, y aunque tomemos todos los recaudos del caso (esperar que los niños duerman, minimizar los sonidos, elegir otro lugar de la casa, cerrar la puerta, etc), es muy probable que el niño igual los descubra en pleno apogeo.

¡Sorpresa! ¿y ahora?
– No dramatizar la reacción debe ser proporcionada porque los chicos pueden asustarse mucho con la escena.
– Cuanto más te enojes, y más emociones negativas pongas en lo que el niño acaba de ver, posiblemente más recuerdos se le generen después.
– En el momento, pedile inmediatamente que te espere en su habitación (tomá aire y decilo con tus mejores palabras). Vistanse y hablen entre los dos con el niño acerca de lo que vio y lo que pudo haber entendido. Esta es la mejor manera de medir la situación sin tener que ir directamente a hablar en ese momento de sexo.
– Siempre agregar que papá y mamá se aman muchísimo y esta es una forma más de demostrar amor, pero en ese momento evitá descripciones sexuales y enfocate más en el amor, la ternura y lo que sienten el uno por el otro.
– Finalicen la charla dando a los chicos la posibilidad de preguntar todo lo que necesiten al respecto.

Mariana Kersz es psicóloga y sexóloga directora de la Clínica de Parejas www.clinicadeparejas.com