¡Vamos de paseo!

Todas necesitamos tomar un poco de aire fresco, salir de casa, charlar con una amiga o simplemente compartir un paseo con tu bebé. Y acá llega el gran momento: ¡los bártulos! nos guardamos cosas por si en esa hora de paseo fuera a llover, granizar, nevar o hacer 30 grados; tener cuidado si hay mosquitos, si se ensucia 5 veces o si nos quedamos sin pañales.

Pero tranqui, no es necesario que lleves taaaantas cosas. Acá te pasamos una lista más ordenada y justificada:

Para limpiarlo:

  • Pañales: los bebés hacen sus necesidades cada dos o tres horas, por lo que tendrás que calcular más o menos el tiempo que estarás fuera para poner en el bolso el número de pañales necesarios. Poné algunos pañales más… por las dudas!.
  • Toallitas húmedas: perfectas para limpiar la cola del bebé. Son súper prácticas, porque también sirven para limpiarle las manitos o carita.
  • Cambiador: hay cambiadores que son muy funcionales, sobre todo los plásticos que se doblan fácilmente, allí colocarás al bebé con comodidad y lo cambiarás sin problema. Es importante que cada vez que lo uses vuelvas a guardarlo en el bolso así a la hora de salir no queda afuera.
  • Bolsas plásticas: por si llegas a estar en un lugar en donde los tachos de basuras no abundan
  • Muda de ropa completa: por si se ensucia, se moja… Siempre se recomienda salir con una muda más, y que el abrigo, en todo caso quede adentro de la cartera.

 

Para alimentarlo:

  • Mamadera: pensar en las salidas y paseos y planificar la alimentación siempre es una buena opción. Para evitar imprevistos, la mamadera no puede faltar.
  • Babero: a la hora de alimentarlo no puede faltar, para que no se manche. Lleva dos por si acaso.
  • Una cucharita.
  • Leche en polvo premium en Sticks invidivuales: NutriBaby ha desarrollado unos prácticos y económicos Sticks NB3 (leche en polvo premium para niños de 1 a 3 años con hierro, probióticos y libre de gluten). 1 Stick  + 100 ml de agua = 110 ml de fórmula premium
  • Hidratación: Si el bebé tiene pocos meses, aún no ha comenzado la alimentación complementaria y solo toma leche materna (o de fórmula), no es necesario darle agua en condiciones normales. La razón es muy sencilla: casi el 90% de la leche materna, y de las fórmulas, es agua; es decir, si toma el pecho, ya está bebiendo agua, poniendo en acción los mecanismos comprobados durante milenios que el organismo tiene para regular nutrición, equilibrio hídrico y temperatura. Lo que puede suceder es que, en verano, con las altas temperaturas ambientales, el niño tome más a menudo el pecho. De esta manera se alimenta e hidrata a la vez.

Los bebés no pueden decir que tienen sed. De ahí viene precisamente la importancia de ofrecer el pecho o el biberón a demanda. A partir de los 6-7 meses, se le puede ofrecer agua (sin agobiarlo), especialmente cuando ya comienza a comer alimentos distintos a la leche. La única bebida que deben tomar los lactantes y niños, aparte de la leche, es el agua.

  • Papillas: podés comprar en el supermercado las que ya vienen hechas de diferentes sabores frutales y que son orgánicas, o sea que te garantizan que esten  esten cultivados sin pesticidas artificiales, fertilizantes o herbicidas.

Para que la pase bien:

  • Una manta: es necesaria para abrigarlo si se duerme, sobre todo si son pequeñitos. Para el recién nacido es esencial. Lleva una manta adicional para sentarlo (por ejemplo, en la plaza).
  • Un buzito o campera por si refresca. Aun cuando sea verano, no hay que confiarse.
  • Un juguete: lleva un par de juguetes que le gusten que sean funcionales, sencillos y de mucho color. Así lo mantendrás entretenido.
  • Para evitar picaduras no olvides un repelente de insectos.

 Protector solar: A partir de los 6 meses de edad se aprueba el uso de protectores solares. Además, se recomienda no exponer de manera directa al sol a los menores de 1 año de edad.

El protector solar es una medida de protección, pero no es suficiente. No hay que confiarse del protector solar solamente. Es necesario, además, tomar otras medidas de protección como evitar el sol del mediodía, elegir estar a la sombra, usar gorros y remeras. Siempre que el niño esté al sol es necesario protegerlo, ya sea que esté en la pileta, la plaza, la montaña, el patio de la casa o del colegio. Incluso en días nublados: las nubes dejan pasar el 75% de la UVA.

 

Como ves, con organización y mucho entusiasmo, tus paseos o vacaciones con tu bebé serán perfectos. Además, conforme vayan creciendo tendrán menos necesidades, por lo que tu bolso se irá achicando. Y los más importante: cariño, paciencia e ilusión…

 

Asesoró: Dra. Florencia Nemirovsky, (MN 102670), Médica pediatra nutricionista y asesora de NutriBaby Argentina.