Viajar a Nueva York con chicos

#EsDeMamá Viajeras con experiencia: Te pasamos algunos tips que no pueden faltar en el armado de tu valija hacia la Gran Manzana.

Por Pilar Lipera

Pilar Lipea1

Foto: Pilar Lipera

 Sacaste los pasajes, reservaste el hotel, se acerca la fecha y llega la hora de armar las valijas y prepararse para un vuelo largo con tus hijos. Seguramente te encontraste con mucha gente que te dijo que las grandes ciudades no son para ir con chicos, pero te animaste igual y está buenísimo.

Hay que tener en cuenta que hacer turismo en una ciudad es un poco distinto a las típicas vacaciones de playa, así que tomá nota de estos tips para que tu viaje y estadia sean lo más placentera posible:

En el avión

Una buena opción es llevar una mochila grande con todo incluido, lo tuyo y lo de los chicos, de esta manera evitamos tener muchos bolsitos. No te podés olvidar mamadera, botella con agua, vasito de snack, un vasito antivuelvo, leche (las individuales), pañales, toallitas húmedas (en cantidad porque te sirven para limpiar ¡todo!), muda de ropa (siempre es más cómodo hacerlos viajar en piyama y llevar uno extra por las dudas), libros, Ipad con batería a full y cargado de los videos que les gustan ¡si son bien largos mejor aún!, chupete, su muñeco de apego, abrigo (recordá que en los aviones siempre hace frío y se pueden enfermar), y todas tus cosas: crema de manos, abrigo, un buen libro (seguramente no tengas el tiempo para leerlo, pero por las dudas…)

Para andar por Nueva York

Lo ideal es un cochecito liviano tipo paragüitas porque lo podés abrir y cerrar fácil para subir a los colectivos o para los ascensores en las estaciones de subte. Indispensable una mochila cómoda y con mucho espacio, un vasito de snack ¿una idea? Llevá algo que ya sepas que les gusta, así al menos al principio del viaje te da tiempo a probar otras cosas sin volverte loca. Mamadera o vasito con agua, pañales y toallitas húmedas, muda de ropa, alcohol en gel, algún juguete para los ratos de plaza. Si vas en verano no te olvides el protector solar y traje de baño, en Nueva York hay plazas con chorros de agua para los chicos: se refrescan y se divierten. Si por el contrario viajás en invierno llevá mucho abrigo, en lo posible una campera de Sky. Nueva York está al lado del mar y el clima cambia todo el tiempo, así que por más de que pronostiquen semana a puro sol puede terminar lloviendo los siete días, así que mejor estar preparada y llevar siempre un cobertor de lluvia para el cochecito.

Para tener en tu celular

Bajate la app “Wheely NYC”, te dice en qué estaciones de subte hay ascensores y escaleras mecánicas, y como plus te actualiza cuáles están funcionando y cuáles no. Clave el Google Maps, antes de arrancar el día armate un recorrido y fijate qué plazas hay por la zona que pensás recorrer. Es muy importante darles tiempo a los chicos para que corran y descarguen energías, la ciudad está llena de plazas pero puede pasarte que pases a una cuadra de alguna y no la veas, así que mejor ser precavida y mirar en el mapa antes de que salgas y pierdas el Wifi.

Por último, cuando planees el día fijate de ir a los lugares más turísticos en horarios en los que vaya menos gente, por ejemplo el Brooklyn Bridge, Times Square, Museos, lo mejor es ir días de semana y temprano. Dejá para el fin de semana el Central Park e incluso Battery Park, los lugares abiertos son menos complicados cuando hay mucha gente, pero en los cerrados o de espacio limitado tanto vos como tus hijos pueden volverse locos. Son esos pequeños detalles que te cambian el viaje. ¡A disfrutar de Nueva York!

Pilar Lipera es argentina, vive en Nueva York y tiene dos hijos. Es blogger y comparte su experiencia de la ciudad en las redes sociales bajo el nombre “Being a Mom in NYC”.